El socialismo economicista no podrá darle una salida socialista y eficaz a la situación actual.

Fernando Martínez Heredia

 (Intercambio sostenido por Fernando Martínez Heredia con trabajadores y alumnos de la Universidad de las Ciencias Informáticas, el 11 de Marzo de 2014)

La Rectora Miriam me incorporó amablemente a una información muy amplia sobre la UCI que ella ofreció a los periodistas. Fue sumamente interesante para mí, pero a la vez me he sentido angustiado al pensar que estaban ustedes esperándome desde las diez. Bueno, sabemos que estas cosas forman parte de la vida.

El cuestionario que me pasó Juan Manuel para nuestra reunión necesitaría dos sesiones para abordarlo. En una no cabe. Es ambiciosísimo, por eso me gustó mucho. Pero vamos a tener que prorrogar una parte, y continuarlo, quizás como decían los sindicatos antiguos: declarándonos en sesión permanente. Esta vez, como ya tenemos poco tiempo, voy a asomarme a los problemas, sintetizar, y también tendré que ser omiso.

La primera cuestión: ¿por qué hablamos de un socialismo cubano?, ¿qué vicisitudes ha arrostrado? Una segunda pregunta: si crear socialismo implica sucesión y simultaneidad de revoluciones y cambios culturales, como pienso yo, ¿qué rasgos ha tenido concientizar durante este proceso? Y en la actualidad, ¿esa tarea va bien?, ¿les llega realmente a las personas?, ¿cómo relanzar el proceso concientizador? Me da la impresión de que quien pregunta cree que no le va bien, porque habla de relanzar. La tercera cuestión: ¿a su juicio, qué tipo de socialismo debemos construir? La cuarta y la quinta pregunta: ¿estamos asumiendo como algo imposible crear una sociedad más igualitaria?, ¿qué se esconde tras la crítica mayoritaria al igualitarismo? Y todavía queda una pregunta: ¿cómo pueden ayudar los medios a la concientización y las transformaciones positivas de la sociedad cubana? Además, el reclamo de la presencia de los intelectuales y de la cultura en los medios.

Sigue leyendo

El desmontaje de la historia y cómo enfrentarlo.

Antonio Maceo hablando con Flor Crombet. La serie televisiva «Duaba», un buen ejemplo del tratamiento de nuestra historia en los medios.

 Por René González Barrios

El escenario de la guerra

Para los teóricos del arte militar, el terreno es el gran dictador de la táctica. El espacio físico se convierte, por lo tanto, en el elemento prioritario a tener en cuenta a la hora de

tomar decisiones estratégicas u operativas, para enfrentar al enemigo. El terreno impone la táctica del empleo de las armas y la selección de las fuerzas vivas con que entraremos en acción.

El siglo XXI ha nacido en el esplendor de una vertiginosa y acelerada revolución de la ciencia y la tecnología, en especial en la esfera de las infocomunicaciones. El planeta es el mismo, pero es diferente. La era del Internet, ha cambiado el mundo, al punto, que el gobierno de EE.UU., para marcar primero entre las grandes potencias, creó el 23 de junio de 2009, el Comando del Ciber Espacio, institución que según su primer jefe, el general de inteligencia Robert J. Elder, tendría “Alcance mundial, vigilancia mundial, poderío mundial.”[1]

Sigue leyendo

Martí: paradigma para la formación y desarrollo de valores.

Martí visto por Ernesto García Peña

Por el Dr. Roberto Andrés Verrier Rodríguez. Profesor de Mérito de la Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”.

«Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido, es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, con lo que podrá salir a flote, es preparar al hombre para la vida» ( 1 )

José Martí

En la Constitución de la República se recogen las ideas fundamentales de la formación de las nuevas generaciones, sobre la base del Marxismo y del Ideario Martiano ( 2 ) y en el Programa del Partido se insiste en la necesidad de formar personalidades integralmente desarrolladas, preparadas para defender las conquistas de la Revolución. ( 3 ).

Nadie nace personalidad, se forma en la práctica social, mediante el proceso de educación, bien meditado y orientado; se desarrolla en el seno familiar, en el hogar; en la escuela, en la sociedad y, cada una tiene que jugar su rol histórico-social: lograr el desarrollo integral de la personalidad de las nuevas generaciones.

Para lograr esa formación, el maestro o profesor tiene que estar preparado. Maestros como Simón Rodríguez y Rafael María de Mendive, formadores de patriotas, de hombres integrales, de libertadores, como Bolívar y Martí, es necesario forjar, pues en ellos bebieron los libertadores de América, de Cuba, nuestros mambises de los Siglos XIX y XX.

Hay notables ejemplos de personalidades cubanas que se pueden tomar como paradigmas, como modelos para la formación de Valores, la formación patriótico-revolucionaria, político-ideológica de las nuevas generaciones. Educadores como Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Rafael María de Mendive, Antonio y Eusebio Guiteras, en el Colegio «La Empresa»; Antonio Luis Moreno, maestro de Bonifacio Byrne, en el Colegio «El Porvenir».

Sigue leyendo

El Apóstol, en otra dimensión.

 Por Eduardo Torres Alpízar

Estas líneas son el resultado de los debates del autor en la blogosfera, en su propio Blog, y en otros. De ahí la referencia a su interlocutor, y el lenguaje coloquial empleado. En homenaje a la caída en combate del Apóstol de nuestra independencia, nuestro Héroe Nacional José Julián Martí Pérez, hoy se reproduce este intercambio en la Web del PCC.

 Orlando:

Aquí te expongo el párrafo completo del inicio de “Karl Marx ha muerto”, tal y como lo solicitas:

 “Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de hallar salida a la indignación, de modo que la bestia cese, sin que se desborde, y espante. Ved esta sala: la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a honrarlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros, cuya vista enternece y conforta, enseña más músculos que alhajas, y más caras honradas que paños sedosos. El trabajo embellece. Remoza ver a un labriego, a un herrador, o a un marinero. De manejar las fuerzas de la naturaleza, les viene ser hermosos como ellas.”

Yo de verdad que a veces no entiendo las interpretaciones de ustedes acerca de los textos martianos. Cuando dice “Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros”, de lo que habla es de la explotación del hombre por el hombre, o lo que es lo mismo, aunque no se escriba exactamente igual, de la explotación capitalista. Porque Carlos Marx nunca un hombre rico. Es más, su amigo Engels fue el que tuvo que muchas veces, sacarlo de sus penurias económicas. El resto del párrafo se refiere a diferencias en cuanto a puntos de vista acerca del método de lucha con respecto a los comunistas de aquella época.

Sigue leyendo

La soledad de América Latina

Gabo, desafiando todo el protocolo, recibe el Premio Nobel de Literatura de manos de Carl Gustav, rey de Suecia.

 Por Gabriel García Márquez, Discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura, 1982.

Antonio Pigafetta, un navegante florentino que acompañó a Magallanes en el primer viaje alrededor del mundo, escribió a su paso por nuestra América meridional una crónica rigurosa que sin embargo parece una aventura de la imaginación. Contó que había visto cerdos con el ombligo en el lomo, y unos pájaros sin patas cuyas hembras empollaban en las espaldas del macho, y otros como alcatraces sin lengua cuyos picos parecían una cuchara. Contó que había visto un engendro animal con cabeza y orejas de mula, cuerpo de camello, patas de ciervo y relincho de caballo. Contó que al primer nativo que encontraron en la Patagonia le pusieron enfrente un espejo, y que aquel gigante enardecido perdió el uso de la razón por el pavor de su propia imagen.

Este libro breve y fascinante, en el cual ya se vislumbran los gérmenes de nuestras novelas de hoy, no es ni mucho menos el testimonios más asombroso de nuestra realidad de aquellos tiempos. Los Cronistas de Indias nos legaron otros incontables. Eldorado, nuestro país ilusorio tan codiciado, figuró en mapas numerosos durante largos años, cambiando de lugar y de forma según la fantasía de los cartógrafos. En busca de la fuente de la Eterna Juventud, el mítico Alvar Núñez Cabeza de Vaca exploró durante ocho años el norte de México, en una expedición venática cuyos miembros se comieron unos a otros y sólo llegaron cinco de los 600 que la emprendieron. Uno de los tantos misterios que nunca fueron descifrados, es el de las once mil mulas cargadas con cien libras de oro cada una, que un día salieron del Cuzco para pagar el rescate de Atahualpa y nunca llegaron a su destino. Más tarde, durante la colonia, se vendían en Cartagena de Indias unas gallinas criadas en tierras de aluvión, en cuyas mollejas se encontraban piedrecitas de oro. Este delirio áureo de nuestros fundadores nos persiguió hasta hace poco tiempo. Apenas en el siglo pasado la misión alemana de estudiar la construcción de un ferrocarril interoceánico en el istmo de Panamá, concluyó que el proyecto era viable con la condición de que los rieles no se hicieran de hierro, que era un metal escaso en la región, sino que se hicieran de oro.

Sigue leyendo

Comentario de Atilio A. Boron sobre una entrevista a Leonardo Padura.

Leonardo Padura

 Por Atilio A. Boron

Tengo un gran respeto por Leonardo Padura, que ha escrito algunos textos notables (y polémicos) como El hombre que amaba a los perros. En los próximos días presentará en la Feria del Libro de Buenos Aires su más reciente obra: El viaje más largo, una crónica sobre la Cuba de los años ochenta y noventa del siglo pasado.

Hoy, Domingo 4 de Mayo, el diario La Nación de Buenos Aires publica una larga entrevista con este autor y en la cual ofrece un balance muy negativo sobre la Revolución Cubana. Obviamente, cualquier proceso histórico tiene aciertos y errores, logros y fracasos. El problema con Padura es que los primeros no aparecen en su diagnóstico sobre aquellos años, durísimos sin duda, del «período especial».

¿Pero será que no hubo ninguno en la Cuba revolucionaria, que todo estuvo mal? ¿Es posible olvidarse de conquistas históricas tales como la alfabetización universal y la enorme expansión del sistema educacional, los avances en materia de salud, la tasa de mortalidad infantil más reducida de las Américas, el acceso universal a la cultura en todas sus expresiones, la seguridad social, el internacionalismo como expresión de la solidaridad a escala mundial, para no citar sino las más evidentes?

Sigue leyendo

La dimensión ética del desarrollo local.

Terminal de contenedores del Mariel

 Por Dr.C. Juan R. Penton López, Dr.C. Roberto A. Frías Jiménez, MSc. Julio Castellanos Rodríguez

 Asistimos a un intensivo y acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás. Esta compleja problemática ético moral es de carácter internacional, nacional, comunitario, familiar e individual.

 La problemática ética tiene carácter multicausal y multi-implicativo que demanda intervenciones integradas e interinstitucionales para comprender, explicar y transformar los diferentes factores de riesgo que favorecen y fortalecen el desarrollo de la misma. La familia, la escuela, y la sociedad en general, como instituciones en crisis, son los principales factores de riesgo que favorecen el deterioro ético.

En el desarrollo local y su dimensión ético moral de la sociedad cubana, ha sido insuficiente la comprensión del “juego mutuo de acciones y reacciones” (Engels, 1974) entre la vida material y espiritual, inherentes a la concepción dialéctica marxista de la sociedad como fundamento teórico- metodológico de análisis. En las concepciones actuales del problema, tampoco está concebida la dimensión ético moral, de profundas raíces cristianas, elaboradas y validadas por los precursores del pensamiento cubano y latinoamericano que se sintetizan en José Martí.

Sigue leyendo