Selección del discurso del Che en la Asamblea General de Trabajadores de la Textilera Ariguanabo.

Por el Dr. Alfonso Alonso Franquiz, Profesor del Departamento de Marxismo Leninismo

INTRODUCCIÓN NECESARIA:

Este discurso del comandante Che Guevara ha pasado la prueba del tiempo. Su vigencia, medio siglo después de pronunciado, se enmarca en el contexto de los cambios necesarios que estamos introduciendo en el modelo económico y social de nuestro país, derivado del 6to congreso del PCC, abril 2011, y de la 1era Conferencia Nacional del Partido, enero 2012, donde ha quedado trazada la política estratégica de la revolución cubana a mediano y largo plazo.

En el plano internacional su vigencia está dada por la naturaleza agresiva del Imperialismo a escala global; la profunda crisis económico-financiera que atraviesan los centros económicos fundamentales del Capitalismo y sus políticas Neoliberales, cuyos nocivos efectos se extrapolan y repercuten negativamente en el resto del mundo.

América Latina vive un singular momento de su historia regional. La integración es la matriz fundamental de los cambios que en ella tienen lugar, impulsadas por los gobiernos progresistas y lideradas por los procesos revolucionarios: bolivarianos, martianos, artiguistas, de los descendientes de la resistencia indígena, y los sandinistas y guevaristas de estos tiempos de cambios para todos los pueblos latinoamericanos.

De este discurso hemos hecho una selección que contempla las siguientes partes medulares:

  • Razonamientos sobre las cualidades, valores y actitudes de los militantes comunistas, para enfrentar las complejas tareas de la edificación del socialismo y para desterrar viejos prejuicios y modos de actuación que superviven en la conciencia social e individual de quienes participan de los profundos cambios que origina una revolución socialista.
  • La concepción Guevarista sobre el uso de los estímulos materiales y morales durante la 1era etapa de la transición del Capitalismo al Socialismo; la dialéctica de los cambios que deben operarse en el uso de los mismos, siempre buscando que el desarrollo de la conciencia revolucionaria vaya aparejado a la edificación de la base material y técnica del socialismo; y no desconocer que la conciencia se retrasa o se adelanta en virtud de la naturaleza y la intensidad de los cambios que se introducen en la sociedad, algo que hoy es vital que lo tengamos en cuenta, dado los profundos cambios que supone la implementación gradual de los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución.
  • Se desataca el papel relevante que tiene el trabajo creador, la producción de bienes materriales en particular, como este es palanca impulsora fundamental de la riqueza individual y colectiva y generador de una nueva actitud de productores libres.
  • El papel destacado que debe jugar la vanguardia política y el resto de las organizaciones en la educación de la conciencia revolucionaria del pueblo. El Che muestra aquí el papel de educador que debe desempeñar cada cuadro de la revolución, en el radio de acción donde desempeña su labor de dirección.
  • Che nos revela que, pese a todas las conspiraciones de los EEUU y sus agresiones de todo tipo, la actitud hostil de la OEA, el juego de gobiernos lacayos de países de nuestra región, etc; la verdad y el ejemplo de Cuba se abre paso y su resistencia histórica le dará la victoria. Que seremos una guía para los cambios revolucionarios que protagonizarán, por una vía u otra de acceso al poder -con características propias en cada proceso revolucionario que en ellos tengan lugar-, y siempre buscando la unidad en el respeto a la diversidad.

Espero que esta breve introducción motive a todos nuestros trabajadores y estudiantes de la UMCC a valorar la vigencia de ideas marxistas medulares como:

  • La edificación del socialismo en nuestro país pese a las agresiones, a las vicisitudes y carencias de todo tipo que nos originara la nefasta caída del llamado Campo Socialista y la desintegración de la otrora Unión Soviética.
  • Los errores cometidos por quienes hemos tenido la ardua tarea histórica de desbrozar el inédito camino de la construcción socialista en una pequeña Isla de este hemisferio, sin grandes recursos naturales estratégicos y partiendo de una débil economía con profundas deformaciones estructurales y una dependencia económica y política de los EEUU, que convertía casi en una quimera que pudiera sobrevivir sola y forjarse un curso político-económico independiente.
  • Las agresiones constantes y la tozudez del bloqueo económico son sólo botones de muestras de una larga lista de agresiones de EEUU para tratar infructuosamente, como vaticinara el Che, de evitar que la actitud hereje de Cuba socialista, se extendiera por nuestras tierras de América.

COMPENDIO DE LAS IDEAS FUNDAMENTALES DEL DISCURSO DEL COMANDANTE ERNESTO CHE GUEVARA, MIEMBRO DE LA DIRECCIÓN NACIOANL DL PURS Y MINISTRO DE INDUSTRIA.

Compañeros:

…” la Textilera de Ariguanabo, que en el momento actual (entonces año 1963. AAF), es la unidad que tiene más trabajadores en todo el país. Es decir, es el centro industrial más grande con que cuenta nuestro país”.

…”hacíamos ahora una pequeña estadística: 197 compañeros han sido reconocidos con todas las cualidades necesarias para integrar el Partido Unido de la Revolución Socialista en este centro, donde hay más de 3 mil obreros. ¿Cuál es la cifra exacta? Bueno, 4mil, lo mismo da para los efectos estadísticos. De allá se han elegido 197 compañeros pero de esos 197 compañeros, solamente hay cinco mujeres. Y, sin embargo, la proporción de mujeres que trabajan aquí, en Ariguanabo, es mucho mayor…Esto indica que hay un fallo en la incorporación de la mujer, en igualdad de derechos, en igualdad de condiciones, al trabajo activo de la construcción del socialismo. Y sería bueno que todos nos pusiéramos a analizar en cada lugar el porqué”.

“Dos causas son las que lucen, aparentemente, más claras y determinantes en esto. Una de ellas es que, efectivamente la mujer todavía no se ha desatado de toda una serie de lazos que la unen a una tradición del pasado que está muerto. Y, esa manera, no se incorpora a la vida activa de un trabajador revolucionario. Otra puede ser, que la masa de trabajadores, el llamado sexo fuerte, considera que todavía las mujeres no tienen el suficiente desarrollo, y  hacen valer la mayoría que tienen; en lugares como éstos  se notan más los hombres, se hace más claro su trabajo, y de allí se olvida un poco, se trata subjetivamente el papel de la mujer”.

“¿Qué indica esto? Pues, sencillamente, que el pasado sigue pesando en nosotros; que la liberación de la mujer no está completa. Y una de las tareas de nuestro Partido (que entonces estaba recién naciendo como PURS. AAF)  debe ser lograr su libertad total…”

“Muchas cosas quedan por hacer…quedan una serie de tradiciones del pasado anterior, es decir, dl pasado que pertenece a nuestra historia prerrevolucionaria”.

Aquí el Che ilustra lo anterior con un ejemplo de mala conducta. (AAF). “Las tradiciones de que los miembros del Partido, de los sindicatos, de diversas organizaciones de masas, dirijan, orienten, dictaminen pero muchas veces no trabajen. Y eso es algo completamente negativo”. (Se está refiriendo a los dirigentes de organizaciones de base que no laboren y sean ejemplos. AAF)

“Quien aspire a ser dirigente tiene que poder enfrentarse, o mejor dicho, exponerse al veredicto de las masas, y tener confianza de que ha sido elegido dirigente o se propone como dirigente, porque es el mejor entre los buenos, por su trabajo, su espíritu de sacrificio, su constante actitud de vanguardia en todas las luchas.. que debe realizar a diario para la construcción del socialismo”.

“Eso todavía pesa en nosotros. Todavía nuestras organizaciones no están totalmente exentas de ese pecado que se incorporó a nuestras tradiciones tan jóvenes dentro de la Revolución, y que empezaron a hacer daño. Y también desterrar totalmente todo lo que significa el pensar que ser elegido miembro de alguna organización de masas o del partido dirigente de la Revolución –dirigente en alguna de las distintas facetas que toma- que le permite a estos compañeros tener la más mínima oportunidad de lograr algo más que el resto del pueblo”.

“Es decir, esa política de premiar al bueno con bienes materiales, de premiar a quien demostró tener mayor conciencia y mayor espíritu de sacrificio con bienes materiales”.

“Y éstas son dos cosas que constantemente van chocando y van integrándose dialécticamente en el proceso de construcción del socialismo: por un lado los estímulos materiales necesarios, porque salimos de una sociedad  que no pensaba nada más que en estímulos materiales y construimos una sociedad nueva sobre la base de aquella vieja sociedad, con toda una serie de traslados en la conciencia de la gente de aquella vieja sociedad, y porque no tenemos lo suficiente todavía para dar a cada cual según su necesidad”.

“Por eso el interés material estará presente durante un tiempo (toda una etapa histórica que rebasa, cronológicamente hablando, la vida promedio de un ser humano, dada las complejidades internas y externas de las tareas de la edificación socialista, denominado también periodo de transición del capitalismo al socialismo. AAF) en el proceso de construcción del socialismo”.

“El estímulo material es el rezago del pasado, es aquello con lo que hay que contar, pero a lo que hay que ir quitándole preponderancia en la conciencia de la gente en la medida que avance el proceso,,, El estimulo material no participará en la sociedad nueva que se crea, se extinguirá en el camino…” (Lejos estamos aún de que este proceso se complete. AAF).

…”,el miembro del partido nuevo (reitero, daba entonces sus primeros pasos el PURS en Cuba. AAF) tiene que ser un hombre que sienta íntimamente en todo su ser las nuevas verdades, y que las sienta con naturalidad, que aquello que sea sacrificio para el común de la gente sea para él simplemente la acción cotidiana, lo que hay que hacer y lo que es natural hacer”.

“Es decir, que se cambie totalmente la actitud frente a determinadas obligaciones del hombre en su vida cotidiana y a determinadas obligaciones de un revolucionario en un proceso de desarrollo como el nuestro, frente a un cerco imperialista”.

“Porque precisamente un trabajador de vanguardia, un miembro del Partido dirigente de la Revolución, siente estos trabajos que se llaman sacrificio con un interés nuevo, como una parte de su deber, pero no de su deber impuesto, sino de su deber interno y lo hace con interés”.

Y las cosas más banales y más aburridas se transforman, por el imperio del interés, del esfuerzo interior del individuo, dela profundización de su conciencia, en cosas importantes, en algo que no puede dejar de hacer sin sentirse mal: en lo que se llama sacrificio. Y se convierte entonces no hacer el sacrificio en el verdadero sacrificio para un revolucionario. Es decir, que las categorías y los conceptos ya van variando”.

“El revolucionario cabal, el miembro del Partido dirigente de la Revolución deberá trabajar todas las horas,… de su vida, en estos años de lucha tan dura que nos esperan, (que no han menguado aún su intensidad, dado los nuevos desafíos que tenemos por delante. AAF) con un interés siempre renovado y siempre creciente y siempre fresco. Esa es una cualidad fundamental”.

El militante del Partido Unido de la Revolución es un marxista; debe conocer el marxismo y debe aplicar consecuentemente, en su análisis, el materialismo dialéctico para poder interpretar el mundo cabalmente”.

“…aun cuando los pueblos estén en la misma definición social, sean capitalistas o estén en el proceso de construcción del socialismo o cualquier otro, han arribado a esa etapa histórica por caminos diferentes y en condiciones peculiares para cada pueblo”

Por eso el marxismo es una guía para la acción. Se han descubierto las grandes verdades fundamentales, y a partir de ellas… se va interpretando la realidad en cada lugar del mundo. Por eso ninguna construcción será igual; todas tendrán características peculiares, propias a su formación”.

Y las características de nuestra Revolución también son propias. No pueden desligarse de las grandes verdades, no pueden ignorar las verdades absolutas descubiertas por el marxismo, no inventadas, no establecidas como dogmas, sino descubiertas en el análisis del desarrollo de la sociedad. Pero habrá condiciones propias, y los miembros del Partido Unidos de la Revolución deberán ser creadores, deberán, manejar la teoría y crear la práctica de acuerdo con la teoría y con las condiciones propias de este país en que nos toca vivir y luchar”.

“…Hay que obrar dialécticamente, apoyarse en las masas, estar siempre en contacto con las masas, dirigirlas mediante su ejemplo, utilizar la ideología marxista, utilizar el materialismo dialéctico y ser creadores en todo momento”.

“…¿cómo podríamos definir las tareas más importantes de un miembro del partido Unido de la Revolución? Hay dos fundamentales…y que son la base en que está apoyado todo el desarrollo de la sociedad: la producción…; y la profundización de la conciencia”.

“El socialismo no es una sociedad de beneficiencia, no es un régimen utópico, basado en la bondad del hombre como hombre. El socialismo es un régimen al que se llega históricamente, y que tiene como base la socialización de los bienes fundamentales de producción…”

“La sociedad vieja pesa, los conceptos de la sociedad vieja pesan, constantemente, en la conciencia de los hombres. Y allí es donde el factor de profundización de la conciencia adquiere tanta importancia”.

“El ejemplo, el buen ejemplo, como el mal ejemplo, es muy contagioso, y nosotros tenemos que contagiar con buenos ejemplos; trabajar sobre la conciencia de la gente, golpearle la conciencia a la gente, demostrar de lo que somos capaces; demostrar de lo que es capaz una Revolución cuando está en el poder, cuando está segura de su objetivo final, cuando tiene fe en la justicia de sus fines y la línea que ha seguido; y cuando está dispuesta, como estuvo dispuesto nuestro pueblo entero antes de ceder un paso en lo que era nuestro legítimo derecho”.

“Todo eso tenemos que amalgamarlo, explicarlo y hacerlo carne, en cada uno de los que no lo han entendido, aun en aquellos que todavía no lo sienten como una cosa interna. Ir poco a poco convirtiéndolos a ellos también en una necesidad”.

“Será largo, será muy duro, pero ahí es donde nosotros tenemos que golpear”.

“…aún cuando nosotros tenemos defectos –y lo sabemos-, aún cuando nuestro camino de cuatro años tiene grandes victorias y relativos fracasos, el número, el peso de las victorias es tan grande y tan aleccionador para América, que el imperialismo nos tiene miedo, nos tiene más miedo a nosotros quizás que a otros pueblos fuertes de la tierra”.

“La base del imperialismo está en América; el imperialismo norteamericano, que es el más fuerte, está en América. América habla español, América nos entiende a nosotros, América nos admira y ve en nosotros la imagen de lo que puede ser el futuro para todos sus pueblos, y se prepara para esa victoria”.

“…tenemos que aprestarnos a multiplicar los logros y a disminuir los errores, a profundizar la conciencia de las masas y aumentar la producción, a dar más con nuestras fuerzas, acostumbrarnos que en la producción también podemos caminar solos, como hemos caminado en muchos momentos difíciles”.

“Ésa es nuestra tarea; es muy difícil y muy sencilla, todo depende de cómo la encaremos, todo depende de cómo nos situemos frente a la realidad revolucionaria y de lo que seamos capaces de hacer, desprovistos al máximo de las taras de la sociedad que ha muerto”.

ESTE DISCURSO NOS CONCITA A COMPARTIR ALGUNAS REFLEXIONES:

  • Ante todo, que en los análisis que hagamos de cualquier proceso social necesitamos del uso correcto del Principio del Historicismo. Por ejemplo, para sacar conclusiones correctas del contenido de este importante discurso (cuya selección de ideas fundamentales les ofrecimos aquí), en el cual Che Guevara imparte una magistral clase de pensamiento político marxista-leninista. Sólo el sentido del momento histórico nos revelará como puede ser interpretado y usado el conjunto de ideas que en él se exponen.
  • De las profundas grietas estructurales de una economía pobre, monoproductora y monoexportadora partimos los cubanos hacia la construcción del Socialismo. En el  4to año del triunfo de la Revolución (recordemos aquí -¡que coincidencia!-, el memorable discurso de V. I. Lenin al conmemorarse también el 4to Aniversario del triunfo de la Revolución de Octubre en Rusia), en la fecha que el Che pronuncia este discurso (el 24 de marzo de 1963) sólo hacía 6 meses que había tenido lugar la Crisis del octubre; se encontraban operando bandas contrarrevolucionarias en las 6 provincias del país, lo que obligó a la movilización masiva del pueblo, generándose una sui géneris Guerra Civil –como la denominara el entonces Comandante Raúl Castro, Ministro de las FAR-, donde más de 300 mil soldados y milicianos fueron necesarios para derrotar en 1965 dicha “Guerra Sucia” promovida desde los EEUU.
  • En 1963 comenzó la batalla  por la mecanización de la agricultura y la industrialización del país. Se fortalecieron los vínculos económicos y políticos con el Campo Socialista. El PURS continuó su proceso de constitución en los centros laborales del país. Se daban pasos de avance en la incorporación social de la mujer y en la batalla histórica por la igualdad racial y de género. La revolución en la educación y en la cultura en general continuó con nuevas metas, como la batalla de los trabajadores cubanos por alcanzar el 6to grado.
  • Che nos habla aquí de las tareas de la construcción del socialismo que estaban por venir: El surgimiento de todo el sistema de escuelas (que en los años 70 se multiplicaron con cientos de ellas en el campo), y la elevación constante del grado promedio de escolaridad, las escuelas de arte, las escuelas de iniciación deportiva escolar –las llamadas EIDE-, las escuelas de oficios, las escuelas del subsistema de educación especial –para niños y jóvenes discapacitados-, las escuelas de idiomas, etc; el sistema de bibliotecas y museos; el sistema de centros de investigación; el sistema de policlínicos, centros de diagnóstico, hospitales, el sistema primario de atención con el médico de la familia, las facultades de medicina, escuelas de enfermería, etc; y la expansión de la educación, la salud pública, el deporte y la recreación sana en todo el país.
  • En 1963 quedaba mucho camino por recorrer en el enfrentamiento al bloqueo económico y las agresiones del Imperialismo, cosa que no ha cesado y que nos ha cobrado un precio enorme en vidas, sacrificios, carencias, y un elevado gasto en recursos destinados a mantener la capacidad defensiva del país: Cuota a pagar por todo nuestro pueblo para continuar siendo un ejemplo de resistencia para los pueblos de A. Latina y otros del resto del mundo.
  • En materia de desarrollo económico surgirían la infraestructura en carreteras, puertos, aeropuertos, etc; que permitirían hacer avanzar los numerosos planes agrícolas, ganaderos y fabriles, y los de construcción de viviendas en zonas inhóspitas de la geografía cubana; otro tanto se hizo la multiplicación de la capacidad de embalse de agua –que al triunfo de la revolución era menor que la capacidad actual de la presa Zaza en el centro del país-, así como el surgimiento de las flotas de Pesca del Alto y la Flota Mercante de Cuba (ambas nacidas con la revolución); y el desarrollo de Cubana de Aviación, entre muchos ejemplo de nuevas ramas económicas que no existían antes de la revolución.
  • En el plano demográfico y de la calidad de vida del pueblo cubano resulta difícil hacer una selección de los cambio que, para bien, nos trajeron los años de edificación socialista –en un país sin recursos naturales estratégicos y vilmente asediado por el bloqueo económico, cuya población creció más del doble (si contamos los que salieron del país), y donde las garantías de expectativa de vida al nacer está cercana a los 80 años.
  • En 1963, como es lógico, a pesar de errores que ya se advertían en la construcción del socialismo en diferentes países, nada presumía que llegaría el desmontaje contrarrevolucionario de este sistema (el cual debió ser corregido y perfeccionado pero nunca desmontado por fuerzas que, haciéndose pasar por revolucionaria, posmoderna, etc, se prestó para cumplir –con el apoyo, que hoy bien se conoce, de los servicios secretos del imperialismo-, el Gran Golpe Thermidoriano (al estilo de las fuerzas golpistas que en 1793 destruyeron la esencia revolucionaria de la Revolución Burguesa en Francia) la tarea de retrotraer la Historia. En consecuencia sobrevendría, para nuestro pequeño país, el llamado periodo Especial en Tiempos de Paz –una aguda crisis económica que aún no hemos rebasado totalmente-, y cuyas consecuencias interpenetraron todo el tejido social cubano (recordemos que cerca del 80% de nuestra economía estaba entonces insertada en los mecanismo de intercambio con la URSS, el CAME y la otrora división socialista internacional del trabajo, que eran la garantía de nuestro futuro desarrollo agro-industrial socialista, y para poder esquivar los efectos del bloqueo estadounidense); y pese a los denodados esfuerzos de la dirección de la revolución por mantener las principales conquistas sociales, económicas y políticas, alcanzadas en los heroicos años (1959-1990) de las cuales Che nos adelanta tareas y retos en su discurso.
  • Ahora estamos rescatando la vigencia de toda la obra histórica de la revolución. Muchas de sus conquistas las jóvenes generaciones sólo la ven como logros conquistados en etapas precedentes, lo cual es cierto, y quieren más; quieren ver los nuevos logros que la implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales traerán consigo. Nuestros jóvenes se impacientan, cuestionan y se muestran críticos ante desaciertos o errores cometidos, es una conducta normal después de todo lo que hemos padecido; pero también son nuestros jóvenes los que estudian y se preparan en nuestros centros educacionales, son los que manejan las armas que defienden el país, son la fuerza fundamental de nuestros internacionalistas, etc. Y con  Che decimos que: “La juventud es la arcilla fundamental de nuestra obra”. (Guevara, Che. 1965).
  • En tiempos de profundos cambios para el perfeccionamiento de nuestro modelo económico, para más socialismo, el trabajo político ideológico con nuestra juventud nos debe conducir al dialogo, a la presentación de la obra histórica de la revolución, de la cual ellos –son parte inseparable, por el solo hecho de que más del 70% de nuestro pueblo nació después del triunfo de la revolución y que los actuales jóvenes menores de 24 años nacieron con el Periodo Especial-, mostrando las realidades de otros pueblos de nuestra región (que teniendo muchos más recursos económicos y dejándose llevar por las políticas económicas impuestas por el imperialismo, es ahora que están llevando a cabo profundas transformaciones sociales con el apoyo de nuestros cooperantes); son hechos incontrastables de que sólo sumando voluntades la obra común del socialismo en Cuba reafirmará su perdurabilidad histórica, que es la tarea estratégica que el Che nos dejó como pueblo. Es la tarea que resume todas las demás que tenemos que cumplir los militantes del Partido y los actuales y futuros dirigentes de nuestra revolución.
  • Defender la revolución, corregir errores pasados y actuales, perfeccionarla y lograr nuevos éxitos, nos permitirán cumplir el objetivo estratégico de garantizar, para las futuras generaciones de cubanos, un Socialismo Próspero y Sustentable. Esa es nuestra convicción más profunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *