Asesinato de Julio Antonio Mella en México.

“Hasta después de muertos somos útiles”

Por el Dr. Roberto Verrier Rodríguez, Profesor de Mérito de la Universidad de Matanzas.

Colaborador de la  Sección de Historia del Comité Provincial del Partido

Ayer se conmemoró el 54 aniversario de la muerte del líder estudiantil Julio Antonio Mella, ocurrida en  Ciudad  de México el 10 de enero de 1929. Asesinado por agentes machadistas, porque Mella era revolucionario, internacionalista, antimperialista y comunista.

Julio  Antonio Mella había nacido 26 años antes, 25 de marzo de 1903 en La Habana. Su corta existencia la dedicaba a la lucha revolucionaria, contra todo acto de injusticia, opresión y despotismo.

En 1921 matrícula en la Universidad de La Habana., las carreras de Derecho y Filosofía y Letras. Una de sus primeras protestas públicas fue cuando se intentó declarar rectores Honoris causas a los representantes de la oligarquía yanqui míster Cordero y Leonardo Wood, acorde con los intereses de la clase dominante cubana.

Fue colaborador y administrador de la revista Alma Mater sus escritos los firmaba como Lord Mac Partland.

En 1923 reclamaba, junto a otros líderes del Directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Habana el “ derecho de regir los destinos de la Universidad.  De la Universidad con amplia autonomía” y señalaba el “derecho de regir los destinos de la Universidad con amplia autonomía” y señalaba “el abandono en que se encontraba ese alto centro docente por las autoridades cubanas.

El 12 de enero de ese año, en acto celebrado en la Universidad, presentaba al Maestro de Maestros, al filósofo Enrique José Varona quien proponía  reformas y una enseñanza científica. En el mismo acto Mella decía, entre otras cosas: “No claudicaré ni ante la coacción, ni ante la amenaza y pondré al descubierto todas las lacras que hay en esta Universidad” y además señalaba  Lo que queremos es la reorganización de la Universidad, porque quizás esa reorganización sirve de base  para que se organice la Patria cubana

Se  iniciaba un proceso de depuración profesoral declaraba la Universidad libre, iniciaba el nuevo curso y firmaba la convocatoria como Rector y otros líderes como Decanos. Hubo que esperar a tomar el poder revolucionario, para hacer todas las reformas, proceso de limpieza y reorganización de la Patria y la Universidad, pero allí se iniciaba la lucha de clases y al frente de ella estaba Julio Antonio Mella.

En octubre de 1923 se celebra el Primer Congreso de Estudiantes y se acuerda fundar la Federación de Estudiantes Universitarios, y Mella es designado su Primer Presidente. Es de destacar que en este año, el 60 aniversario de su creación y  la cual, a través de ese tiempo, proporcionó líderes que continuarían la lucha revolucionaria de su fundador. Asimismo se   aprobó crear la Universidad Popular “José Martí”P; se solicitaba el reconocimiento al Gobierno Soviético, extraordinario acontecimiento hacía el primer Estado proletario del mundo. En ese mismo año funda la revista Juventud y utiliza en ella la frase: “Todo tiempo futuro tiene que ser mejor”.

La Universidad Popular se fundaba el 3 de noviembre y abría las puertas de ese centro a los trabajadores. Mella le llamaba “La niña querida de mis sueños”. Tres años más tarde, el Gobierno ordena su clausura. Ante el caso, Mella recordaba a Sarmiento y decía: “Todavía no se ha matado una sola idea”

Continúa la lucha e ingresa en la Agrupación Comunista de La Habana; funda la  Federación anticlerical en Cuba, en pro de una enseñanza científica; el 16 de septiembre de 1924 toma parte en un acto en el Teatro Sauto en esta ciudad, organizado por dicha Federación.

En 1925 tomaría parte en numerosos actos en contra del Gobierno, el imperialismo, el Fascismo. Publica su folleto Cuba, un pueblo que jamás ha sido libre; hasta  en numerosos actos por el Primero de Mayo; funda; funda el Instituto Politécnico Ariel, de enseñanza laica; dirige las actividades  de la Liga Antimperialista , de la cual era secretario.

El 16 de agosto de ese año funda, con Carlos Baliño y otros militantes marxistas el Primer Partido Comunista de Cuba y es electo secretario organizador de su Comité Central.

En ese mismo mes visita el barco soviético Vaislay Vorovski, anclado en la bahía de Cárdenas. Confraterniza con los  camaradas Soviéticos e intercambian banderas cubanas y soviética.

El 27 de noviembre es detenido por la policía machadista, encarcelado junto a  varios trabajadores, bajo la acusación de haber cometido “actos terroristas”. Desde la prisión escribe un artículo para Venezuela Libre, en el cual señalaba “la necesidad de internacionalizar  la lucha revolucionaria contra el imperialismo” y concluía: “Ningún revolucionario del momento actual puede decir de ser internacionalista. Dejaría de ser revolucionario”.

 Del 5 al 23 de noviembre de 1925 sostiene una huelga de hambre en señal de protesta  por el injusto encarcelamiento. Actitud de rebeldía y valentía La movilización popular obliga a Machado a decretar su libertad bajo fianza. Ante la actitud criminal de Machado, Rubén Martínez Villena  lo califica de “asno con garras”

En enero de 1926, Julio Antonio decide escapar rumbo a la América Central, para ser asesinado por orden de machado. Ya se había intentado en la cárcel.  Llega a México y  continúa su incansable lucha; integra el Ejecutivo de la Liga Antimperialista de América; ingresa en el Partido Comunista de México; allí escribiría su cuento El Asno con Garras  y el folleto el Grito de los Mártires, semblanza de los obreros asesinados por Machado. Aquí  es donde  aparece  en frase su frase: “Hasta después de muertos somos útiles”. Además escribía el folleto Glosas al pensamiento de Martí, ensayo en que señalaba “el libro sobre José Martí es tarea que debía realizar una voz de la nueva generación, libre de prejuicios y compenetrada con la clase obrera”.

En 1927 asistía al Congreso Mundial Antimperialista, en Bélgica, representaba a la Liga Campesina de México y otras organizaciones y presenta  el trabajo de Cuba, Factoría Yanqui. En marzo visita la Unión Soviética; permaneció varias semanas en la Patria de Lenin y asistió al IV Congreso de la  Internacional Sindical Roja, en el Palacio de los Sindicatos de Moscú.

Sigue su activa vida revolucionaria durante estos últimos años 1927 – 28, prepara y participa en actos por el Frente Sacco y Vanzetti; sobre el IV Aniversario de la Universidad Popular, la cual fue cerrada bajo la actuación  de ser “”peligroso, foco de propaganda comunista”, actos en solidaridad con la Patria de Sandino; de lucha abierta  contra Machado, en recordación de la Común sede de París, de la muerte de Carlos Marx, etc…

En 1928 asistíó  al IV Congreso de la Internacional Comunista, celebrada en  Moscú. En mayo, el periódico Cuba Libre comienza a publicar la síntesis de su obra Hacia dónde va Cuba.  Matricula Derecho en la Universidad Mexicana y forma parte de la Asociación de estudiantes. Se publica el primer número  de Tren Blindado, en el que expresa el concepto marxista del  Derecho, en su fragmento de su tesis de Grado.

El 10 de enero de 1929 caía herido mortalmente en Ciudad de México y fallecía horas después. Mella señalaba a un  agente de la dictadura machadista, como autor de la agresión. Sus últimas palabras fueron: “Muero por la Revolución”.

Pero la verdadera Revolución social por la cual él tanto luchó y ofrendó su vida, no llegaría hasta  que los obreros y campesinos, el pueblo, tomara el poder y hoy se continúa la Revolución socialista por la que él  ofrendó su existencia.

El pensamiento de Julio Antonio Mella está  presente en cada obra de la Revolución. Hoy la Universidad  está abierta para la clase trabajadora, para estudiar ellos y sus hijos. Su vida es una verdadera enseñanza para  las nuevas generaciones de comunistas.

Publicado Periódico Girón el  día 11 de enero de 1983

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *