El 17 de diciembre: oportunidad y reto (Segunda Parte)

 Por el MSc. Arnold Pérez Marrero, profesor Asistente del Departamento de Preparación para la Defensa. Universidad de Matanzas.

Desde Washington, sin el menor recato, nos dicen que seguirán financiando programas para la “democracia” en Cuba. Nuestra democracia: la cubana, es perfectible, pero perfectible por los cubanos y para los cubanos, sin que nadie tenga que financiarla. Jamás podemos permitir que alguien venga a imponernos su democracia, que en este caso se trata de la democracia burguesa, aquella que tan lamentables recuerdos ha dejado en la memoria del pueblo cubano.

El “cambio positivo” y “las reformas” los iniciamos en Cuba con el triunfo de la Revolución que le otorgó a nuestro país la verdadera independencia, soberanía y autodeterminación. El “cambio positivo” y “las reformas” los iniciamos ese memorable día en que Cuba se sacudió para siempre las cadenas del neocolonialismo estadounidense y los continuamos hoy, con la implementación de los Lineamentos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, después que fueran sometidos al análisis de todo el pueblo de Cuba en el que“…participaron 8 millones 913 mil 838 personas en más de 163 mil reuniones efectuadas en el seno de las diferentes organizaciones, registrándose una cifra superior a tres millones de intervenciones”25.

Como resultado de ese profundo análisis, de los 291 lineamientos originales propuestos, solo se mantuvieron con su formulación inicial 94 (el 32%), 197(el 68%) fueron modificados o integrados a otros y se agregaron 36 nuevos lineamientos21. Fue un verdadero  y  amplio  ejercicio  democrático,  en el que el pueblo  manifestó libremente sus opiniones, esclareció dudas, propuso modificaciones, expresó sus insatisfacciones y discrepancias y sugirió abordar la solución de otros problemas no contenidos en el documento.

Este es uno de los tantos ejemplos de verdadera democracia y empoderamiento del pueblo que Cuba puede exhibir; así que resulta ridículo que Obama haya planteado en su intervención que los ciudadanos cubanos deben tener la libertad de “participar en los procesos políticos”22. Jamás los gobiernos de los EE.UU. han sometido al análisis de su pueblo los temas trascendentales del país y mucho menos los económicos; a lo sumo, realizan encuestas buscando estados de opinión.

La democracia, los cambios positivos y las reformas las decidiremos los cubanos por nosotros mismos: “El vino, de plátano; y si sale agrio, es nuestro vino!”23

Vinculado al financiamiento a la contrarrevolución interna está el planteamiento de Obama de continuar “apoyando a la sociedad civil” en Cuba. Obama pretende ignorar que en Cuba existe una sociedad civil organizada en poderosas organizaciones de masas y sociales.

Forman parte de esa sociedad civil, entre otras organizaciones, la Central de Trabajadores de Cuba con sus sindicatos que agrupan, en decenas de miles de organizaciones de base, a la  mayoría absoluta de los millones de trabajadores que laboran tanto en el sector estatal como en el no estatal; los Comités de Defensa de la Revolución que representan al pueblo en toda su dimensión, pues su membresía une a adolescentes y jóvenes, mujeres y hombres, trabajadores y amas de casa, campesinos y combatientes, jubilados y pensionados; la Federación de Mujeres Cubanas que tanto ha logrado en función de empoderar al sector femenino que tan marginado estuvo en la época del capitalismo en Cuba y lo está hoy en la mayor parte del mundo; así como las organizaciones estudiantiles que hacen partícipe a este importante sector de nuestra sociedad no solo en los asuntos concerniente a los estudios, sino también en los temas más trascendentales de nuestro país.

No ignoramos que cuando Obama habla de “sociedad civil” se refiere a las pocas decenas de contrarrevolucionarios que sirven a los intereses de los EE.UU. a cambio de una remuneración por los servicios prestados y que muchas veces se enfrentan entre sí por los dividendos. Estos vendepatrias no se cansan de vanagloriarse de su patriotismo; son patriotas de nombre, aquellos que desde la primera mitad del siglo XIX desenmascaró Félix Varela cuando escribió: “Patriotas hay que venderían su patria si les dieran más de lo que reciben de ella”.24

En su concepción de “sociedad civil” no oculta Obama su intención de promover en nuestro país sindicatos paralelos al estilo del sindicato “Solidaridad” que financiado por los EE.UU. tan nefasto papel jugó en la destrucción del socialismo en Polonia. Según los autores estadounidenses Roger Keeran y Thomas Kenny en su libro “Socialismo Traicionado. Tras el colapso de la Unión Soviética 1917-1991” publicado por la Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2013,el gobierno de los EE.UU. destinó 8 millones de dólares anuales para financiar este sindicato, suma ridícula si se compara con las decenas de millones que de manera pública han destinado durante muchos años contra nuestro país. Cuba evidentemente no es Polonia.

Y si de derechos humanos se trata, Cuba tiene mucho que mostrar en beneficio de los derechos humanos de su pueblo y de otros pueblos del mundo sin pedirles nada a cambio y mucho que cuestionar acerca de las flagrantes violaciones por parte de los EE.UU. de los derechos humanos de los cubanos, de su propio pueblo estadounidense y de muchos otros pueblos del mundo. “Reiteramos la disposición al diálogo respetuoso y recíproco sobre las discrepancias.- Señaló Raúl al clausurar el IV Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular y continúo aseverando que:“Tenemos firmes convicciones y muchas preocupaciones sobre lo que ocurre en los Estados Unidos en materia de democracia y derechos humanos y aceptamos conversar, sobre las bases enunciadas, acerca de cualquier tema, de todo lo que quieran discutir, de aquí, pero también de los Estados Unidos.”25

Año tras año, ante el rechazo prácticamente unánime de la comunidad internacional al Bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los EE.UU. a Cuba, el representante del vecino del Norte ante la Asamblea General de las Naciones, ha intentado presentar a su país como el benefactor por excelencia del pueblo cubano, dando a conocer multimillonarias cifras de supuesta ayuda económica y financiera de ese país al pueblo cubano. Ahora, cuando Obama ha reconocido que los EE.UU. durante 50 años han intentado empujar a Cuba hacia un colapso”,26es de suponer que el Sr.Ronald D. Godard, Asesor Principal para los Asuntos del Hemisferio Occidental en las Naciones Unidas, a quien ha correspondido ese triste papel en los últimos años, la última vez tan solo unas semanas antes del anuncio de Obama, lo menos que debe haber dicho es: “¡¿Y cómo quedo yo?!”

Si en un momento los EE.UU. para desencadenar la guerra contra Irak dijeron que el gobierno de Sadan Husein poseía armas de exterminio en masa y que tenía vínculos con Al Qaeda y hoy han reconocido que ni una cosa ni la otra era cierta, ahora el gobierno de los EE.UU. que culpaba a nuestro gobierno de no permitir el acceso de los cubanos a Internet reconoce, según dice Obama en su discurso, que: “Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo.  Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba”27.Bienvenido sea el incremento de las conexiones, aunque sabemos que lo hacen porque piensan en una “Primavera árabe” en Cuba y no solo lo piensan, sino que emprenderán nuevas acciones a través de los medios de la informática y las comunicaciones para intentar lograrlo.

Obama en su intervención califica de injusto “el encarcelamiento en Cuba del ciudadano estadounidense y subcontratista de la USAID Alan Gross durante cinco años”28. Resulta que el The New Yor Times plantea que el arresto de Alan Gross“…se llevó a cabo como consecuencia de una estrategia irresponsable” (de los EE.UU)29 y Obama reconoce que Alan Gross está a sueldo de una agencia de los EE.UU. a la cual ninguna autoridad cubana le ha dado autorización para actuar en Cuba y que ha sido expulsada de numerosos países por su descarada injerencia en sus asuntos internos, pero al mismo tiempo califica de injusto el encarcelamiento. Para Obama resulta legítimo que alguien a sueldo del gobierno de los EE.UU. venga a Cuba a subvertir el orden interno. Es obvio que la concepción que tienen Cuba y el Gobierno de los EE.UU. respecto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos es raigalmente diferente.

Obama anunció en su intervención que ha dado instrucciones a su Secretario de Estado John Kerry para que revise la designación de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo, porque “…una nación que cumple con nuestras condiciones y que renuncia al uso del terrorismo no debe estar sometida a este tipo de sanción”.30

Cuanta arrogancia en tan breves palabras. Resulta que, para no ser incluido en la lista de países patrocinadores del terrorismo hay que cumplir las condiciones que establece el “líder mundial”, porque es él, “la única nación indispensable”, quien se adjudicó el derecho de elaborar esa lista. Por otro lado, Obama olvida que Cuba no tiene que renunciar al uso del terrorismo, porque renunciar es desistir de algo y no se desiste de aquello que nunca se ha hecho; como ha señalado el General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Desde Cuba jamás se ha organizado, financiado ni ejecutado un acto terrorista contra personas, intereses o territorio alguno de los Estados Unidos, ni se permitirá”31.Obama, sin embargo, no puede decir lo mismo, porque desde los EE.UU. sí se han organizado, financiado y ejecutado innumerables actos terroristas contra nuestro país y contra numerosos países del mundo.

“Acogemos con beneplácito la decisión de Cuba – plantea Obama-… de continuar incrementando el compromiso con instituciones internacionales como las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, que promueven valores universales”.32No se trata, de algo nuevo que haya que acoger con beneplácito. Cuba siempre ha cooperado con la ONU y con el CICR, al tiempo que ha rechazado categóricamente los intentos de manipular estos y otros mecanismos internacionales en función de intereses particulares.

No es Cuba, sino los EE.UU. quienes pretenden para el actual siglo un sistema internacional diseñado por los EE.UU para que sirva a sus intereses,  en el cual se concederán algunas migajas al resto de las naciones.

“Esta estrategia…  – dice el texto de la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE.UU. dado a conocer el 27 de mayo de 2010.-  reitera el compromiso de Estados Unidos de impulsar nuestros intereses mediante un sistema internacional en que todas las naciones tengan ciertos derechos y responsabilidades33.

“Este orden internacional apoyará nuestros intereses…”34  reafirma en otra parte el documento.

Se trata, pues, de un sistema internacional en el cual el amo permitirá que todos los países tengan algunos derechos con altas responsabilidades en la defensa de los intereses de los EE.UU. implementándose acciones para que“…enfrenten las consecuencias si no lo hacen”.35

En resumen, el sistema internacional que se pretende por Obama para el siglo XXI será diseñado por y para los EE.UU. y debe garantizar que el mundo se ponga en función de asegurar los intereses de los EE.UU. castigando severamente a quienes se rehúsen a ser obedientes ya que:“Las cargas de un siglo joven no pueden caer solamente sobre los hombros estadounidenses36. En lugar de los EE.UU. respaldar los intereses de la humanidad, es la humanidad respaldando los intereses de los EE.UU.

Por cuanto, la política exterior de Cuba se adhiere a los principios básicos del Derecho Internacional: el respeto a la soberanía, la independencia y la integridad territorial de los Estados; la autodeterminación de los pueblos; la igualdad de los Estados y los pueblos, grandes y pequeños, débiles y poderosos; el rechazo a la injerencia en los asuntos internos de otros Estados; el derecho a la cooperación internacional en beneficio e interés mutuo y equitativo; las relaciones pacíficas entre los Estados, y demás preceptos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. Cuba condena toda práctica hegemonista, injerencista y discriminatoria en las relaciones internacionales, al igual que la amenaza o el uso de la fuerza, la adopción de medidas coercitivas unilaterales, la agresión y cualquier forma de terrorismo, incluyendo el terrorismo de Estado; así como cualquier tipo de discriminación por razones de raza, credo u opinión y tiene como  columnas vertebrales de su política exterior el internacionalismo, el antimperialismo, la solidaridad y la unidad entre los países del Tercer Mundo; tiene razón Obama cuando asegura en su intervención que “…dada la historia de Cuba, espero que ésta continúe ejerciendo una política exterior que en ocasiones se oponga radicalmente a los intereses estadounidenses.”37

Una vez más la palabra equivocada: en su comunicado de prensa John Kerry plantea vías abiertamente injerencistas para “…ayudar a reintegrar a Cuba en la comunidad internacional”38. Se reintegra el que estuvo integrado y ya no lo está; pero sucede que Cuba está plenamente integrada a la comunidad internacional: mantiene relaciones diplomáticas con 187 países y dispone de 148 Representaciones en el exterior en 121 países, de ellas, 120 Embajadas, 1 Sección de Intereses, 20 Consulados, 4 Oficinas Diplomáticas y 4 Representaciones ante Organismos Internacionales.39

Los cubanos sabemos bien que la esencia del capitalismo es la sacrosanta propiedad privada sobre los medios de producción. Por el contrario: “El rasgo distintivo del comunismo – se dice en el Manifiesto del Partido Comunista- no es la abolición de la propiedad en general, sino la abolición de la propiedad burguesa”40. El Artículo 14 de la Constitución de la República de Cuba establece que: “En la República de Cuba rige el sistema de economía basado en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción…”41y en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución se ratifica que: “El sistema económico que prevalecerá en nuestro país continuará basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción…» 42.

Ello, por supuesto, no agrada al gobierno de los EE.UU., que trata de aprovechar el incremento de las formas de gestión no estatal en la producción y los servicios como parte del proceso de Actualización del Modelo Económico Cubano para fortalecer el sector privado. Al respecto Obama plantea que “…estamos aumentando significativamente la cantidad de dinero que puede ser enviado a Cuba y eliminando los límites de las remesas que apoyan… al emergente sector privado en Cuba.”43El sitio Web de la Casa Blanca es más esclarecedor: “Con la expansión de viajes, las personas que viven en Estados Unidos podrán ayudar con el crecimiento de la sociedad civil en Cuba de manera más fácil, y proporcionar capacitación de negocios para los negocios privados y los pequeños agricultores cubanos. Las personas que viven en Estados Unidos también podrán proporcionar otro apoyo para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba”.La autorización – se dice en el sitio-  de mayores ventas y exportaciones de ciertos bienes y servicios desde EE. UU. a Cuba “buscará empoderar al naciente sector privado cubano…”44

Sin duda que tanto énfasis en el sector privado obedece a sus pretensiones de fortalecer la base material que favorezca la creación de estructuras sociales y manifestaciones ideológicas ajenas al socialismo, pues no ignoran que la actividad económica privada crea condiciones para el surgimiento de relaciones, valores e ideas diferentes a los de la actividad económica colectiva, pudiendo convertirse en una amenaza para el sistema social socialista.

Pero los cubanos tampoco lo ignoramos, por lo que en cumplimiento de lo dispuesto en los Lineamientos se mantiene la propiedad social sobre los medios de producción fundamentales que resultan determinantes para el desarrollo del país constituyendo la empresa estatal socialista la piedra angular del sistema económico cubano; a la vez que se mantiene un riguroso control sobre las formas no estatales de gestión, a las cuales se les establecen límites en su capacidad de acumulación, impidiendo en estas la concentración de la propiedad (lineamiento 03) e implantando un sistema tributario que impone cargas tributarias diferenciadas para las personas que obtienen ingresos diferentes, protegiendo a aquellas de más bajos ingresos con el fin de evitar el enriquecimiento desmedido de unas personas sobre otras (Ley No. 113 del Sistema Tributario. Artículo 2).

Quizás uno de los aspectos más importantes de la intervención de Obama que no podemos ignorar por sus implicaciones en el futuro de nuestro país es el relativo a la promoción de los valores estadounidenses en el pueblo de Cuba.

Imponer el modo de vida y los valores estadounidenses al resto del mundo es un componente esencial del “poder suave” como estrategia de dominio mundial por los EE.UU. Al respecto, el primero de diciembre de 2008 al presentar su equipo de Seguridad Nacional Obama decía: “…los valores de los Estados Unidos son lo más grande que este país puede exportar al mundo.»45

Carlos Marx y Federico Engels en su obra “La ideología alemana” plantean: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época… La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente…

“Los individuos que forman la clase dominante tienen también, entre otras cosas, la conciencia de ello y piensan a tono con ello; por eso, en cuanto dominan como clase y en cuanto determinan todo el ámbito de una época histórica, se comprende de suyo que lo hagan en toda su extensión y, por tanto, entre otras cosas, también como pensadores, como productores de ideas, que regulen la producción y distribución de las ideas de su tiempo; y que sus ideas sean, por ello mismo, las ideas dominantes de la época.”46

Independientemente del tiempo transcurrido y de las complejidades de la época actual, la esencia de lo planteado por los clásicos de Marxismo mantiene plena vigencia. Vivimos en un mundo globalizado, en el que la gran burguesía, dueña de las gigantescas transnacionales que concentran los medios fundamentales para la producción material y espiritual, empleando los novísimos adelantos de la Revolución Científico-tecnológica, batalla denodadamente por imponer sus patrones espirituales a la sociedad, ya no solo en un país o una región, sino  en el mundo entero.

Lo anterior resulta fundamental para comprender la teoría del “poder suave” elaborada por el conocido profesor estadounidense de Relaciones Internacionales, Joseph Samuel  Nye, que puede sintetizarse, empleando sus propias palabras, en “lograr que otros ambicionen lo que uno ambiciona”. “Un país puede obtener los resultados que desea porque otros países quieran seguir su estela, admirando sus valores, emulando su ejemplo, aspirando a su nivel de prosperidad y apertura”47.“Hoy, la principal fuente de poder en los asuntos internacionales puede encontrarse en persuadir a otras naciones a que consideren como propios nuestros intereses”.“Si yo consigo que tú quieras hacer lo que yo quiero, entonces no tengo que obligarte a hacer lo que tú no quieres hacer”.“un aspecto importante del poder es la capacidad para estructurar una situación de manera que otras naciones desarrollen preferencias o definan sus intereses con los de la nación estructurante. Este poder tiende a surgir de la atracción cultural e ideológica y también de los reglamentos e instituciones de regímenes tradicionales.”48

Ya en 1513 Nicolás Maquiavelo en su obra “El Príncipe” aseguraba que  “un príncipe jamás podrá dominar  a un pueblo cuando lo tenga por enemigo”.49

Ahora EE.UU. pretende dominar el mundo tratando de no tenerlo por enemigo. El mundo será, según esta concepción, un rebaño obediente.

La teoría del “poder suave” tiene puntos de coincidencia con la elaborada por un grupo de militares, encabezados por William Lind, especialista estadounidense en doctrina, teoría y táctica militar, denominada “Guerra de Cuarta Generación” (Fourth Generation Warfare – 4GW)  también conocida como “guerra sin fusiles”.

El periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica Manuel Freytas, al referirse a este tipo de guerra  la describe así: “La cuarta guerra mundial ya comenzó. Mientras Ud. descansa, mientras Ud. consume, mientras Ud. goza de los espectáculos que le ofrece el sistema, un ejército invisible se está apoderando de su mente, de su conducta y de sus emociones.

“Su voluntad está siendo tomada por fuerzas de ocupación invisibles sin que Ud. sospeche nada. Las batallas ya no se desarrollan en espacios lejanos, sino en su propia cabeza. Ya no se trata de una guerra por conquista de territorios, sino de una guerra por conquista de cerebros, donde Ud. es el blanco principal.

“El objetivo ya no es matar, sino controlar. Las balas ya no apuntan a su cuerpo, sino a sus contradicciones y vulnerabilidades psicológicas. Su conducta está siendo chequeada, monitoreada, y controlada por expertos. Su mente y su psicología están siendo sometidas a operaciones extremas de guerra de cuarta generación.

“Una guerra sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde Ud., es a la vez, la víctima y el victimario.”50

Esa Guerra de Cuarta Generación ha encontrado su institucionalización bajo el nombre de “Guerra No Convencional” (Unconventional Warfare) en los manuales de las Fuerzas Armadas de los EE.UU.  en los que queda claro que  es un tipo de guerra caracterizada por métodos sutiles, enmascarados, subversivos, que incluyen la violencia  con el fin de fabricar movimientos opositores quebrantando el orden interno en los países cuyos gobiernos resultan incómodos a los intereses estadounidenses para desestabilizarlos y finalmente derribarlos, sustituyéndolos por otros que sirvan a los intereses estadounidenses.

“Los esfuerzos de EE.UU. con la Guerra No Convencional están dirigidos a explotar las vulnerabilidades sicológicas, económicas, militares y políticas de un adversario, para desarrollar y sostener las fuerzas de la resistencia y cumplir los objetivos estratégicos de EE.UU.”51

Sin desechar la siempre presente posibilidad de una agresión militar en gran escala contra Cuba por parte de los EE.UU. este es el tipo de guerra fundamental por la cual apuesta el imperialismo yanqui en la actualidad para apoderarse de nuestro país y para la cual tenemos que estar preparados en el nuevo escenario.

No podemos ignorar que como resultado del terrible impacto causado en todas las esferas de la sociedad cubana por el derrumbe del socialismo europeo y el “Período Especial”, unido a la gigantesca maquinaria imperialista, valores esenciales de nuestro sistema social socialista se han visto dañados.

El entrañable amigo del pueblo de Cuba y simpatizantes de nuestra Revolución, el brasileño Frei Betto,en conferencia impartida en el Palacio de las Convenciones en febrero de 2014, nos ha llamado a “…vencer el mimetismo cultural, propio de la conciencia colonizada, que considera que el opresor es un modelo a ser imitado por el oprimido… aquí (en Cuba) muchos se comparan con los patrones de los Estados Unidos y no con los de la América Latina. Si todos los cubanos estuvieran conscientes de que esta nación, comparada con el conjunto de la América Latina, es más avanzada en términos de salud, educación, derechos sociales e igualdad de acceso a los bienes esenciales de la vida, con certeza sería mucho menor el nivel de insatisfacción de los cubanos que asumen como patrón de desarrollo el consumismo estadounidense…”52

Esa vulnerabilidad tratará de ser aprovechada por el imperialismo yanqui en su principal batalla contra Cuba que, en la actualidad y en el futuro previsible, será en el terreno ideológico y cultural —entendiendo la cultura en su concepto más amplio, especialmente en lo que se refiere a las costumbres, los valores, los modos de vida y las mentalidades.

Continuará

Citas:

1. Objetivos de trabajo de la organización para el año 2015. Ministerio de Educación Superior. La Habana, 24 de septiembre de 2014. Editorial Universitaria Félix Varela. Pag. 19.

2. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.

3. Simón Bolívar. Documentos. Casa: colección de literatura latinoamericana. La Habana. 2005. Pág. 315.

4. Fidel Castro Ruz. Discurso en el acto en conmemoración del XXXII aniversario del desembarco del «Granma» y de la fundación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y la proclamación de ciudad de La Habana Lista para la Defensa en la Primera Etapa. Plaza de la Revolución. 5 de diciembre de 1998. http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1988/esp/f051288e.html

5. Raúl Castro. Discurso en el Acto Central por el 50 aniversario de la Revolución. Santiago de Cuba. 1ro. de enero de 2009. http://www.cuba.cu/gobierno/rauldiscursos/2009/esp/r010109e.html

6. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.

7. Bruno Rodríguez Parrilla. Discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nueva York, 13 de noviembre de 2012. http://www.cubadebate.cu/especiales/2012/11/13/canciller-cubano-en-onu

8. Sitio Web de la Casa Blanca “Un nuevo rumbo para Cuba”. www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica.

9. The New York Times. La economía cubana en una encrucijada. Página de opinión. Editorial. 14 de diciembre de 2014.NYTimes.com

10. Sitio Web de la Casa Blanca “Un nuevo rumbo para Cuba”. www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica.

11. Introducción del presidente Obama a la Estrategia de Seguridad Nacional.   http://www.america.gov/esp.

12. Discurso de la secretaria Clinton sobre la Estrategia de Seguridad de Nacional. http://www.america.gov/esp.

13. Barack Obama. Discurso en la Academia West Point. 28 de mayo de 2014.    Red Voltaire

14.John Kerry Secretario de Estado. Declaración de Prensa. Washington, DC.17 de diciembre 2014. spanish.havana.usint.gov/

15. The New York Times. Tiempo de acabar el embargo a Cuba. www.nytimes.com/2014/10/…/tiempo-de-acabar-el-embargo-de-cuba.html

16. Resumen de la Estrategia de Seguridad Nacional.      http://www.america.gov/esp

17. Raúl Castro Ruz. Discurso en la clausura del IV Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 20 diciembre de 2014. Periódico Granma digital.

18. John Kerry Secretario de Estado. Declaración de Prensa. Washington, DC.17 de diciembre 2014. spanish.havana.usint.gov/

19. Sitio Web de la Casa Blanca “Un nuevo rumbo para Cuba”. www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica.

20. Félix Varela. Obras. Cultura Popular, La Habana. 1997. Tomo II,  Pág. 200.

21. Tabloide. VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. Información sobre el resultado del Debate de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Mayo de 2011. Pág. 3

22. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.

23. José Martí. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo II. Pág. 485.

24. Félix Varela. Obras en tres tomos. Editorial Cultura Popular. La Habana. 1997. Tomo I. Pág. 436.

25. Raúl Castro Ruz. Discurso en la clausura del IV Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 20 diciembre de 2014. Periódico Granma digital.

26. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

27. Ibídem

28. Ibídem

29. The New York Times. Un canje de presos con Cuba. http://www.nytimes.com/2014/11/03/opinion/un-canje-de-presos-con-cuba.html

30. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

31. Raúl Castro Ruz. Discurso en la clausura del IV Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 20 diciembre de 2014. Periódico Granma digital.

32. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

33. Resumen de la Estrategia de Seguridad Nacional.      http://www.america.gov/esp

34. Ibídem

35. Ibídem

36. Ibídem

37. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

38. John Kerry Secretario de Estado. Declaración de Prensa. Washington, DC.17 de diciembre 2014. spanish.havana.usint.gov/

39. Minrex. EcuRed.http://www.ecured.cu/index.php/MINREX

40. Carlos Marx y Federico Engels. Manifiesto del Partido Comunista. Obras escogidas en dos tomos. Editorial Progreso. Moscú. 1971.  Tomo I. Pág. 32.

41. Constitución de la República de Cuba. Editorial Félix Varela. La Habana. 2006. Pág. 6.

42. VI Congreso del Partido Comunista de Cuba. Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Pág. 9

43. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

44. Sitio Web de la Casa Blanca “Un nuevo rumbo para Cuba”. www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica.

45. Barack Obama. Citado por Fidel Castro. Navegar contra la marea. 2008. www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2008/12/…/navegar-contra-marea.

 46. Carlos Marx y Federico Engels. La ideología alemana. Editora Política. La Haban. 1979. Pgs. 48 y 49.

47. Joseph Nye citado por Manuel R. Torres Soriano. El poder blando:¿una alternativa a la fuerza militar? Política y Estrategia, Nº 100, 2005.España. http://www.upo.es/export/portal/com/bin/portal/upo/profesores/mrtorsor/profesor/

48. Joseph Nye citado por José Martín Brocos Fernández. “SoftPower” como estrategia de dominio e imposición cultural. Revista Arbil No.100.http://www.arbil.org/100broco.htm

49. Nicolás Maquiavelo. El Príncipe. www.elaleph.com.

50. Manuel Freytas. Guerra de Cuarta Generación. 2009. Sitio web IARNoticias.

51. Estado Mayor del Ejército de los EE.UU. Circular de Entrenamiento  No. 18-01. Washington, DC, 30 de noviembre de 2010: “La Guerra No Convencional de las Fuerzas Especiales”. www.cubadefensa.cu

52. Frei Betto. El papel del educador en la formación política de los educandos. Editorial Félix Varela. La Habana. 2014. Pág. 6

53. Fidel Castro Ruz. www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2008/09/19/los-vicios-virtudes

54. José Martí. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo II. Pág. 30

55. José Martí. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo II. Pág. 188

 56. José Martí. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo II. Pág. 500.

57. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre

58. José Martí. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo III. Pág. 14.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *