El hombre es lo que no se ve.

Por Osvaldo Manuel Álvarez Torres*

Un emotivo encuentro se produjo en la mañana del 1ero de abril de 2015 entre Antonio Guerrero Rodríguez, Héroe de la República de Cuba y parte de la comunidad universitaria de la Universidad de Matanzas.

Tony, como se le conoce en Cuba y el mundo a uno de LOS CINCO cubanos que por más de 16 años sufrió ilegal e injusto encierro en cárceles norteamericanas, por evitar acciones terroristas contra Cuba, se reunió con estudiantes, profesores y trabajadores de la Universidad de Matanzas, en un teatro “Julio Antonio Mella” abarrotado y al que no pudieron acceder, por cuestiones de capacidad, todos los que allí se dieron cita para ver y escuchar al héroe cubano.

Junto al Rector Ing. Miguel Sarraff González y Teresa Rojas Monzón, 1era Secretaria del Partido de Matanzas, quien le sugirió a Tony su visita a la alta casa de estudios matanceras, comenzó el encuentro.

Antonio Guerrero, al hablar pausada y coloquialmente a los presentes, expresó que “la verdadera tranquilidad del ser humano no está en los bienes materiales que tenga, sino en lo que haga todos los días, en los valores, no ver la parte superficial de las cosas”. Y dijo, respecto a estas ideas y a Cuba: “…hay que pensar en lo que uno tiene y en los que quieren destruir lo que uno tiene”.

Al referirse a una ocasión en que, aún encarcelado, recibió correspondencia de Fina García Marruz y Cintio Vitier, destacados intelectuales cubanos, profundos conocedores del pensamiento martiano, Cintio le decía que “el hombre es lo que no se ve, porque somos en buena medida pensamiento, que es lo que nos hace ser lo que somos.”

Agregaba Tony: “… lo primero que uno tiene que hacer cuando se levanta es no pensar en uno mismo, sino tener bien claro cuál es el deber, porque el egoísmo es contrario al sacrificio, al deber, al altruismo”. Resaltaba el héroe: “Hay que estar claro cuando te levantas todos los días, qué tenemos que aportar conscientemente a la Revolución, porque defender a Cuba es la dicha más grande que se puede tener como ser humano”, para reafirmar que “…lo que tenemos es el prestigio, si se destruye,…… ¡no queda nada!

Al trasmitir vivencias sobre sus años de encierro en cárceles de Estados Unidos, explicó “que en penitenciarías en las que estuvo, los presos las llamaban cementerios de hombres vivos, en las se puede apreciar que el racismo allí es raíz dura, real y amarga de esa sociedad (la norteamericana).

Apuntó en otro momento de su intervención: “….no se trata de comparar ni de criticar, sino de que tenemos que tener los ojos bien  abiertos, porque ellos tienen el dinero y los cerebros pensantes para llegar al tuyo y convertirte en egoísta”.

El héroe, el poeta, para todos Tony, razonaba que “la manera de salvar al mundo es la inteligencia humana. Ver el ejemplo del obrero más simple, de la madre que está en la parada del ómnibus, y…. ¿qué puedes hacer? Tu parte, hacer las cosas a tu medida”.

Ante la pregunta formulada de qué le diría a los periodistas cubanos hoy, el luchador antiterrorista cubano, autor de libros de poemas, entre ellos Desde mi altura, sentenciaba: “Hay que decirles a los periodistas lo siguiente: les hablé del egoísmo, del deber, que ustedes tienen un gran deber, más grande que todos, porque para escribir algo crítico, emotivo, tienes que estar limpio por dentro. Imagínense a un periodista sin tener la conciencia clara, real, el papel que como revolucionario hay que jugar, ¿con qué corazón lo haces, lo escribes?”

Insistía Tony, en su mensaje a los periodistas: “…porque el periodismo es la inmediatez, los periodistas son la cara, la gente siempre los está evaluando. Y eso se logra cuando se está bien documentado, pero se requiere integralidad, el preguntarse qué debes hacer en este mundo, por qué estás en él. No hablo desde una posición de perfección- enfatizó Antonio Guerrero Rodríguez- porque soy un ser humano”.

Fijó, acto seguido la posición actual de LOS CINCO: “…los cinco tenemos una responsabilidad, pero tenemos que asimilar todos los días dónde están los límites, porque hay que hacer las cosas con amor y con sentido común. Hay que pensar en las cosas profundas, que para los revolucionarios los problemas son de ocupación, de preocupación, son problemas de vida”.

Finalizaba sus palabras y su encuentro en la Universidad de Matanzas, el Héroe de la República de Cuba con este llamado: “Este momento es de extra definición, es más que el período especial que fue de definición, porque la idea de ellos (de nuestros enemigos) es matar las revoluciones, porque se arrogan el derecho de dominar el mundo”.

*Miembro del Consejo Nacional de la Unión Nacional de Juristas de Cuba. Profesor principal de Derecho Procesal, Universidad  de Matanzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *