Sobre los días finales del Che (Primera Parte).

 Por Eduardo

Hace algunos días sostuve en la sección de comentarios un debate con Orlando, asiduo visitante de este Blog y otros, acerca de los días finales del Guerrillero Heroico, el Comandante Ernesto Guevara de la Serna, universalmente conocido como “El Che”. Por la importancia de algunos de los temas abordados decidí publicar en dos partes algunas de mis respuestas relacionadas con tan significativo tema. De cualquier manera, y aunque documentadas por el estudio que he realizado a lo largo de mi vida acerca de la vida y la obra del Che, no dejan de ser la mayoría de los análisis, mis consideraciones personales acerca de los sucesos acaecidos hace ya más de 45 años en los remotos parajes del altiplano boliviano.

Orlando:

Una precisión; con Mario Monje se había coordinado todo el levantamiento en Ñancahuazú. Los Peredo, Coco e Inti, formaban parte de la dirección del Partido Comunista Boliviano, del cual Monje era secretario general. Ya el refuerzo preparado por el PCB estaba listo para reforzar el contingente guerrillero, sin embargo después de la entrevista del Che con Monje, este último no envió a esos compañeros. En el prólogo a la primera edición cubana del Diario del Che en Bolivia, “Una aclaración necesaria”, Fidel relata esos hechos. Con posterioridad se ha referido a ellos en las famosas entrevistas “Un encuentro con Fidel” de Gianni Minna, y “Cien horas con Fidel” de Ignacio Ramonet.

Monje quiso ser el Jefe del Movimiento desde la ciudad, y el Che no estuvo de acuerdo. Primó sobre todo el espíritu chovinista, y la falta de visión política de ese dirigente comunista. Para una persona como el Che, que venía de librar una guerra, y comenzar la construcción del socialismo en Cuba, donde sus compañeros de lucha, y sobre todo sus hombres lo reconocían como un cubano más (se le otorgó la condición de ciudadano cubano por nacimiento), esa evidente inmadurez, a él que se consideraba un ciudadano de Latinoamérica entera, le debió resultar en extremo chocante. El Che estaba muy por encima de estúpidos regionalismos y divisionismos. Sencillamente Monje, no supo estar a la altura del momento histórico.

El Che era muy crítico, pero sobre todo consigo mismo. Nunca exigió a sus hombres algo que él no se exigiese asimismo. En mi opinión, el campesino boliviano de aquella época, y los bolivianos de entonces, nada tenían que ver con el guajiro cubano oriental, que en la época de la Revolución formaron el Ejército Rebelde. Los nuestros eran en muchos casos, descendientes de mambises, y poseían la rebeldía innata del cubano, contra la injusticia. El indio boliviano se encontraba amordazado por más de 500 años de servidumbre, primero por los españoles, y luego por los gobiernos proimperialistas.

Muchos de aquellos campesinos no hablaban ni español, sino quechua y aymara, lo cual limitaba el entendimiento con la población local, fuente de abastecimiento natural de toda guerrilla. Según relata el propio Fidel, el Che fue quien escogió Bolivia como escenario de su plan libertador de América del Sur, por su posición central dentro del subcontinente. Desde ella, una vez alcanzado el triunfo revolucionario, deberían partir las columnas guerrilleras a liberar el resto de América Latina. Su idea original era hacer la Revolución en Argentina, pero su avanzada, preparada por Jorge Ricardo Massetti, es eliminada por los milicos argentinos antes de que el Che pudiera unírseles.

A la altura de los tiempos pudieran parecer utópicos y descabellados estos planes del Che, que eran muy suyos, y que de acuerdo al propio Fidel, él muchas veces trató de convencerlo de que no debía participar en ellos desde el inicio, sino incorporarse a alguna guerrilla ya consolidada y con opciones reales de triunfo. Pero ya se había leído la carta de despedida en el acto de constitución del Primer Comité Central del PCC, donde él por razones obvias no podía estar. Eso equivalía para el Che a las naves quemadas de Hernán Cortés. Su ciclo revolucionario en Cuba había culminado.

Orlando:

El propio Che reconoce que no hizo uso de todo su arsenal guerrillero en los combates. Por ejemplo, no usó un arma en la que los cubanos, desde la época de la Sierra, hasta las misiones internacionalistas en África, somos expertos; las minas. La guerrilla boliviana no puso una sola mina en emboscada, como hacían los Mau Mau de Efigenio Ameijeiras, o la tropa de Camilo Cienfuegos en los llanos de Bayamo, o las tropas de la Columna 1 durante la ofensiva de verano de Batista. El propio Che, tampoco desarrolla la fabricación de armas como los M-26 de la Sierra.

Yo no he leído ese libro que mencionas, pero como te dije en el Comentario anterior, la idea de seleccionar Bolivia fue del propio Che. Claro que imagino que Fidel haya influido, o el Comandante Piñeiro, pero desde hacía un buen tiempo Tania la Guerrillera estaba infiltrada en las más altas esferas del gobierno de Barrientos. Se dice inclusive, que el propio dictador estaba enamorado de ella, cosa que quizás justifique el hecho de que la mandase a enterrar en una tumba separada del resto de los caídos por la traición de Honorato Rojas.

Cuando la CIA y el Ejército Boliviano comprobaron que era el Che quien dirigía la guerrilla en Bolivia, le atacaron con todo. Esa referencia al medicamento del asma es muestra de una medida dictada por la CIA, donde se retiraron los medicamentos para el asma en toda la región de Valle Grande. No había posibilidad real, una vez cerrado el cerco de la CIA y el Ejército Boliviano, de que desde Cuba, se les pudiese ayudar a los guerrilleros de Ñancahuazú. ¿Imaginas tú de qué manera pudiera haber llegado un contingente de tropas cubanas a Bolivia para ayudar al Che a romper su cerco? Quizás para los yanquis, con sus cientos de bases militares distribuidas por el mundo, con sus marines, Seals, portaviones con fuerzas de tarea, etc. la cosa sea fácil. Para para la Cuba bloqueada, aislada diplomáticamente, expulsada de la OEA, y además agredida por el imperialismo, de la década de 1960, era una tarea imposible de realizar.

Los cubanos que pelearon en la guerrilla, lo hicieron a título personal y voluntariamente. Todos eran altos oficiales de las FAR y renunciaron a sus grados militares, para ser simples soldados, con el propósito del Che de ir otorgando los grados nuevamente, en la misma medida en que se los ganaran en combate. Viendo el ejemplo de sacrificio de los cubanos que pelearon junto a él, entiendo por qué al Che se le hacía tan difícil entender la actitud de Mario Monje. Los tres cubanos sobrevivientes, para poder escapar, con la ayuda de Salvador Allende, tuvieron que abrirse paso a sangre y fuego para alcanzar a salir de Bolivia por la frontera con Chile.

Lo que diga o deje de decir Gary Prado, queda en el terreno del subjetivismo. De cualquier manera, nada podrá borrar la gesta heroica del Che y todos sus compañeros, bolivianos, cubanos, peruanos y de otras nacionalidades, en el empeño de alcanzar una Latinoamérica integrada y libre. En los nuevos aires que se respiran en la región en la actualidad, está la obra del Che y sus guerrilleros.

Tomado de El Blog de Edu

2 comentarios en “Sobre los días finales del Che (Primera Parte).

  1. Eduardo, leí con detenimiento su comentario acerca de uno de los temas más interesantes e importantes de la historia en nuestro país y del continente teniento en cuenta su trascendencia.
    La guerrilla del Che en Bolivia es un hecho que recurrentemente estudio, y siempre me sorprende por todo lo que aporta en conocimientos, es un tema que aunque divulgado e investigado aun tiene mucho que aportar, la literatura publicada al respecto es amplia y valiosa . Por estos días se han publicado varios artículos realcionados con el Guerrillero Heroico por motivo a su natalicio, uno de ellos estuvo relacionado a la guerrilla en Bolivia en el mismo se hace referencia a la actitud heroica y titánica no solo de él sino también de los miembros de este contigente. Por sierto, muchos de los datos aportados se obtuvieron de los diarios de varios miembros de la guerrilla, este es un aspecto interesante a estudiar e investigar , hasta donde sé , el contenido de estos documentos no se han publicado. La figura de Ricardo Massetti fue clave en la estrategia trasada por el Che en gestar e ir consolidando paulatinamente un movimiento revolucionario en el continente que permitiera crear las condiciones y dinamisar movimientos que protagonizaran la liberación nacional de los países del contiente, sin lugar a dudas la Revolución cubana cambió el panorama político de América Latina, pero las oligarquias y el apoyo yanqui seguian siendo fuertes y determinantemente influyentes.
    El Ché, los miembros de su guerrilla, el hecho en sí que no fructificó, nos deja un capítulo inconcluso en la historias de nuestra América que hoy se debate en una nueva época pero con las mismas esencias por las que se organizó el contigente del Ché.
    Para nuestros jovenes este debe ser un tema de sumo interés , incluso recomendaria antes de iniciarnos en la esperiencia de Bolivia , que se estudiaran la mismna experiencia en el Congo, otro capítulo apasionante y con puntos en común.
    Gracias por permitirme este modesto comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *