Camilo Cienfuegos: Sin cesar crece su ejemplo.

Por el Dr. Roberto Andrés Verrier Rodríguez, Profesor de Mérito de la Universidad de Matanzas.

56 años han transcurrido desde el día aquel en que el Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán, junto a dos de sus compañeros de armas, el Tenente Luciano Fariñas y el soldado Félix Rodríguez, desaparecían físicamente, después que salieron de Camagüey, el 28 de octubre de 1959, en su avión bimotor de las FAR, marca Cessna

El Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde regresaba a La Habana. La búsqueda durante varias jornadas era insuficiente, triste, dramática, fue la información ofrecida al pueblo por el Comandante en Jefe. La Revolución perdía uno de los hombres más valerosos de la guerrilla revolucionaria; aquel que vino en el Granma a luchar por la liberación de la Patria, junto a Fidel y otros 80 patriotas cubanos e internacionalistas de temple. . En esos días hubo una demostración de júbilo, ante la falsa noticia sobre la aparición de Camilo. Mujeres, niños,  ancianos, se volcaron a las calles de pueblos y ciudades, a lo largo y ancho de la Isla. Así demostraban el inmenso cariño y simpatías que sentían hacia Camilo.

Camilo, el del pueblo, el de la sonrisa amplia, el héroe de decenas de batallas en la Sierra,  en las que fue ganando los grados y la confianza de sus jefes; el Señor de la Vanguardia, el Héroe de Yaguajay, que con su tropa realizaba y repetía una de las hazañas  más gloriosas del Ejército Mambí, la Invasión de Oriente a Occidente; el que tomó el Regimiento Cuarto Plácido, sin tirar un tiro; el que se posesionó de Columbia, por órdenes del Comandante Fidel Castro, desaparecía víctima de un fatalk accidente aéreo.

51 años han transcurrido y cada día el pueblo recuerda, quiere, venera más su figura de leyenda y de historia y esa leyenda, esa historia, ha hecho que el pueblo, de donde surgió Camilo, inspirado en ella, cada día se haga más revolucionario, se transforma en conciencia y convicciones político – ideológicas como antiimperialista, patriota e internacionalista, como fue Camilo.

Cada año es mayor la devoción que el pueblo cubano siente hacia Camilo; mayor es la participación de todos en la ofrenda de la “flor para Camilo”, en toda Cuba el pueblo no lo olvida, lo tiene presente  por su lealtad y fidelidad de la Patria, de la Revolución, a Fidel. Lo recuerda por su sencillez, tenacidad, valentía, heroísmo, sacrificio. Lo recuerda y recordará eternamente, agradecido, por ser uno de los  héroes más queridos de la libertad, de la Patria.

Camilo caía el 28 de octubre de 1959, desaparecía físicamente, pero quedaba para siempre en el corazón, en el pensamiento, en la admiración de todos los cubanos, de los latinoamericanos. De los pueblos del mundo.

La escuela política e ideológica de Camilo fue el ejemplo digno de su hogar, de sus padres; el rigor en que le tocó vivir, como hijo de obrero, explotado en la sociedad capitalista, en la tiranía de Batista, en las luchas callejeras contra la dictadura; como trabajador en las propias entrañas del monstruo imperialista que lo enseñó a conocer, como Martí; se forjaba en los campos de batallas, con el glorioso Ejército Rebelde, desde su desembarco del Granma, en que le tocaba su bautismo de fuego en Alegría de Pío.

Camilo tenía como maestros directos a Fidel y al Che, que modelaron en él a un jefe revolucionario, capaz de tomar las decisiones políticas y militares más difíciles, complejas, y a las que les imprimía su peculiar sello de personalidad y que cumplía exitosamente.

Su patriotismo e internacionalismo se valora en esta frase: “Esos que luchan, no importa donde, son  nuestros hermanos” (…) “El proceso revolucionario cubano no se circunscribe a nuestra querida isla, se extiende desde el Río Bravo hasta la Tierra del Fuego” (…) “Ya tiemblan los pocos tiranos que quedan dispersos en nuestro continente”. Era la continuación del pensamiento de Bolívar: Nuestra Patria es La América y de José Martí: “Patria es Humanidad”.

En Camagüey, el 21 de octubre de 1959 había expresado: “Esta Revolución irá hasta sus límites finales. Esta Revolución irá hasta la meta trazada. Esta Revolución, como en los días de la guerra tiene solo dos caminos: ¡Vencer o morir!. Esta Revolución es justa y se hace no para privilegios de unos cuantos, no para amparar intereses, no para defender a los  latifundistas. A los hacendados, que por siempre abusaron, que por siempre  atropellaron al pueblo de Cuba”.

Estas palabras de Camilo, su pensamiento político está vigente en la obra diaria de la Revolución, en el 51 aniversario de su desaparición física. El pueblo, bajo la orientación del Partido y de Fidel y Raúl, exclaman ante la amenaza yanqui de invadir a Cuba, de destruir la Revolución socialista, las últimas palabras pronunciadas por Camilo el 26 de octubre, dos días antes de su desaparición : “Porque hoy se demuestra que lo mismo que supieron morir veinte mil cubanos por lograr esta libertad y esta soberanía, hay un pueblo entero dispuesto a morir, si es necesario, por no vivir de rodillas. Porque para detener esta Revolución cubanísima tiene que morir un pueblo entero y si eso llegara a pasar serían una realidad los versos de Bonifacio Byrne:

             “Si deshecha en menudos pedazos,

            llega a ser mi bandera algún día,

            nuestros muertos alzando los brazos,

            la sabrán defender todavía”.

Y que no piensen los enemigos de la Revolución que nos vamos a detener, que vamos a ponernos de rodillas y que vamos a inclinar nuestra frente. De rodillas nos pondremos de una vez y una vez inclinaremos nuestra frente, y será el día que lleguemos a la tierra cubana que guarda veinte mil cubanos, para decirles: ¡Hermanos, la Revolución  está hecha, vuestra sangre no cayó en vano!”.

En este 51 Aniversario de la desaparición de Camilo, su pensamiento su ideal, guía al pueblo cubano que se prepara para la guerra de todo el pueblo, para vencer al enemigo, porque esta Revolución es de ¡Patria o Muerte!, Patria para los cubanos… Muerte al invasor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *