Fotorreportaje en homenaje a un héroe verdadero.

Nuestro compañero Seguí en Angola

 Por Eduardo

El próximo día 11 de noviembre se cumplirá el 40 aniversario del inicio de la Operación Carlota, heroica gesta del pueblo cubano en la República Popular de Angola con el objetivo de preservar su independencia e integridad territorial, e impedir una invasión de Sudáfrica por su frontera sur. Desde 1975 hasta 1991, decenas de miles de cubanos cumplieron misión internacionalista en Angola. De ellos murieron más de 3 000, cuyos restos fueron repatriados a Cuba durante la Operación Tributo. La Universidad de Matanzas tiene la suerte de contar entre sus profesores a uno de los héroes de esa epopeya.

Nuestro compañero Juan Antonio Seguí Morales, era durante la guerra en Angola fotorreportero del Periódico Vanguardia, desaparecido órgano de prensa del Ejército Central. Su misión esencial, en un inicio, fue la de reportar desde el frente de guerra las hazañas de nuestros hermanos en el campo de batalla. Sin embargo, su compromiso con la causa de los “pobres de la tierra” al decir de Martí, lo hizo convertirse en un combatiente más en defensa del pueblo angolano frente a la agresión de los racistas sudafricanos y sus títeres de la UNITA.

El cumplimiento de su misión en Angola lo llevó un día hasta un pequeño poblado en el sur de Angola, que entraría para siempre en la historia de África; Cuito Cuanavale. Por su comportamiento en el combate, este militante comunista y profesor de nuestra Universidad de Matanzas, alcanzó las medallas de “Servicio Distinguido”, “Combatiente Internacionalista de 1era Clase”, y por la “Defensa de Cuito Cuanavale”. Cuando camina hoy por las calles de nuestra Alma Mater, quizás ni sus propios estudiantes conozcan que se encuentran en presencia de un héroe verdadero, porque de sus glorias casi no habla. Y es que los verdaderos héroes son esencialmente seres de carne y hueso, que en momentos difíciles asumen estar a la altura del pueblo heroico del cual son hijos, y entregan lo mejor de vida al servicio de la humanidad. A pesar de su jubilación, Seguí continúa formando nuevas hornadas de periodistas que continuarán como él hizo un día, registrando la historia de la Revolución Cubana.

Hace algún tiempo le pedimos a Seguí autorización para publicar algunas fotos de su archivo personal, que les fueron tomadas por otros compañeros fotorreporteros durante su misión en Angola. Ahora con este fotorreportaje que rinde homenaje a uno de los amigos que más hemos admirado durante muchos años, también extendemos un eterno recordatorio para aquellos compatriotas, muchos de ellos jóvenes, que entregaron sus vidas por la causa de nuestros hermanos africanos.

Caravana de Lubamgo a Chibemba. Al centro Seguí.
Con otros corresponsales de guerra. Seguí en la extrema izquierda.
Seguí en un vuelo de exploración en helicóptero.
Con un grupo de combatientes cubanos. Al centro agachado Seguí.
Seguí toma fotografía a un combatiente cubano.
Con un buzo de tropas especiales durante el minado del puente sobre el río Cuito.
Cuito Cuanavale. Seguí al centro y recostado a la mesa, con un grupo de combatientes cubanos. El segundo de la izquierda es el hoy General de Cuerpo de Ejército y Héroe de la República de Cuba Álvaro López Miera.
De izquierda a derecha, el Teniente Juan Seguí, el Teniente Coronel Ciro Gómez Betancourt, y el General de Brigada Herminio Hernández.
Seguí, primero a la izquierda con un grupo de combatientes cubanos, posan junto a un tanque sudafricano Olifant, capturado intacto a los racistas del Apartheid durante su retirada de Cuito Cuanavale.
En el puente sobre el Río Cuito, Seguí recibe la medalla “Servicio Distinguido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *