Recorriendo el discurso del presidente de los EE.UU., Barack Obama, en La Habana el 22 de marzo de 2016.

MSc. Arnold Pérez Marrero. Profesor Asistente del Departamento de Preparación para la Defensa. Universidad de Matanzas.

Muchas han sido las opiniones que he oído entre nuestro pueblo y he leído de especialistas sobre la estancia de Barack Obama en Cuba del 20 al 22 de marzo de 2016.

No es mi propósito hacer un pormenorizado análisis de las cualidades histriónicas y seductoras de Obama, dignas de uno de los más, sino el más, aventajado discípulo de Joseph Samuel Nye, teórico por excelencia del denominado “Poder Suave”.

Me concentraré en hacer un recorrido por el discurso pronunciado por Obama en su último día de estancia en La Habana en el Gran Teatro “Alicia Alonso”. Comprendo que la tarea es ambiciosa y que por las características de este análisis será imposible profundizar en cada aspecto, pero creo que lo que expongo es suficiente para desenmascarar la falacia que hay detrás de las palabras del Presidente del Imperio.

Se dice que fue un discurso ante la sociedad civil. Obama no lo menciona en su intervención y comienza dirigiéndose al presidente Castro y al pueblo de Cuba. De todas formas, es bueno aclarar que Obama se reunió en la embajada de su país en La Habana con 13 representantes de lo que algunos medios de prensa han llamado “la sociedad civil independiente”. Ahora resulta que en Cuba hay dos sociedades civiles y una de ellas es independiente ¿de quién?, porque todos sabemos que esos grupúsculos son dependientes del gobierno de los EE.UU. que los financia, lo cual no pretendo demostrar porque hay pruebas suficientes.

Cortésmente Obama inicia su discurso agradeciendo la hospitalidad recibida y seguidamente condena los actos terroristas acontecidos en Bélgica y asegura: “Haremos todo lo que sea necesario… para llevar ante la justicia a los responsables”. Muy bien por Obama. ¿Incluye los Bush (padre e hijo) entre los que llevará ante la justicia por ser quienes tienen el triste mérito, cada uno en su mandato presidencial, de invadir Irak? El Estado Islámico se adjudicó la autoría de los atentados y el propio Obama en entrevista al canal estadounidense Vice News, dijo: “Quisiera decir dos cosas: la primera es que ISIS es una consecuencia directa de Al Qaeda en Iraq que surgió a raíz de nuestra invasión, lo cual es un ejemplo de las consecuencias no deseadas. Es por eso que, en general, debemos apuntar antes de disparar… estoy seguro de que así será”.1

Coincido con Obama en que “Debemos cerrar filas, al margen de nacionalidad, raza o creencias religiosas, en la lucha contra este flagelo del terrorismo”, solo que me gustaría que los terroristas que tanto dolor han causado a nuestros ciudadanos y hoy pasean libremente por las calles estadounidenses también fueran presentados ante la justicia.

“Cultivo una rosa blanca” dijo Obama y agregó… “yo le ofrezco al pueblo Cubano el saludo de paz”. Si fueran sinceros sus planteamientos, tengo la certeza de que nuestro pueblo los recibiría, no solo con satisfacción, sino con gran júbilo, porque nuestro pueblo es amante de la paz y nunca ha realizado acción alguna en contra del pueblo estadounidense, al contrario de lo que ha sucedido en la otra dirección. De todas formas, quien cultivó la rosa blanca tanto para el amigo sincero como para el enemigo, nos dejó también esta sabia lección: “¡Y cuidado, cubanos, que hay guantes tan bien imitados que no se diferencian de la mano natural! A todo el que venga a pedir poder, cubanos, hay que decirle a la luz, donde se vea la mano bien: ¿mano, o guante?”2. A mi juicio la lectura de esta y de otras intervenciones de Obama y de sus representantes sobre el tema, nos hacen dudar de que se nos esté ofreciendo una mano natural.

“Las azules aguas bajo el Air Force One, fueron una vez surcadas por acorazados hacia esta isla para liberar a Cuba, pero también para ejercer el control sobre ella” dijo Obama. No nos tome por ingenuos señor Obama: ¿Cómo se puede liberar a alguien y a la vez ejercer el control sobre ese alguien? No creo que el Sr. Obama desconozca que a las 12 del día del 1ro de enero de 1899, en el Salón del Trono del Palacio de Los Capitanes Generales, el general español Jiménez Castellanos dirigiéndose al general estadounidense John R. Brooke le dijo: «Señor: En cumplimiento de lo estipulado en el Tratado de Paz, de lo convenido por las comisiones militares de evacuación, y de las órdenes de mi Rey, cesa de existir en este momento… la soberanía de España en la Isla de Cuba, y empieza la de los Estados Unidos”.3

Continúa Obama diciendo: “Esas aguas también fueron surcadas por generaciones de revolucionarios cubanos hacia Estados Unidos, donde recabaron apoyo para su causa”. Lo que no dice Obama es que ese apoyo, tuvieron que recabarlo fundamentalmente entre los propios cubanos y que las autoridades estadounidenses, salvo muy raras excepciones, trataron por todos los medios de obstaculizar la labor de los revolucionarios cubanos. El fracaso de la expedición de La Fernandina es una de las tantas afrentas contra los revolucionarios cubanos perpetradas por las autoridades de ese país.

Y esa corta distancia ha sido cruzada por cientos de miles de exiliados cubanos en aviones y balsas rústicas, quienes vinieron a Estados Unidos en busca de libertad y oportunidades, a veces dejando atrás todo lo que tenían y a todos sus seres queridos…” y casi al final de su palabras Obama vuelve sobre el tema y refiere que es aquí, en Cuba, donde hay una narrativa “que sugiere que los exiliados cubanos pasaron por alto los problemas de la Cuba pre-revolucionaria, y rechazaron la lucha por construir un nuevo futuro” y seguidamente se hace eco del dolor de los cubanos que “guardan recuerdos de una dolorosa- y, a veces violenta- separación”.  A cualquiera se le exprime el corazón al oír estas palabras de Obama. Pero al respecto pudieran escribirse multitud de tomos esclareciendo la realidad; yo solo me limitare a preguntar: ¿Por qué exiliados y no emigrados? ¿Quién fraguó la Operación Peter Pan que separó a más de 14 mil niños de sus padres? ¿Quién ha puesto obstáculos al establecimiento de acuerdos migratorios que garanticen una emigración legal y segura que hubiese evitado que tantos cubanos hayan arriesgado sus vidas lanzándose al mar en balsas rústicas? ¿Quién ha estimulado la emigración ilegal? ¿Quién tiene una Ley de Ajuste Cubano y una política de “Pies Secos, Pies Mojados”? ¿Quién ha Bloqueado a Cuba impidiéndole el desarrollo y con ello la posibilidad de ofrecer más oportunidades a sus ciudadanos para que desarrollen todas sus potencialidades dentro de Cuba? ¿Se refiere a los esbirros y torturadores batistianos que fueron a refugiarse a los EE.UU. para evadir la justicia revolucionaria cuando habla de los exiliados que fueron en busca de la libertad y/o a Posada Carriles y compañía? Porque lo cierto es que la inmensa mayoría ha salido de Cuba por su situación económica y no precisamente en busca de libertad, lo cual ha esclarecido más de una vez la más alta dirección de nuestro país, frente a las pretensiones de los EE.UU. de politizar hasta el paroxismo el tema migratorio. ¿Acaso no es en los EE.UU. dónde hay una narrativa que con intenciones políticas trata de igualar a todos los que han salido de Cuba al considerarlos exiliados, independientemente de las causas por las cuales han salido del país?

“Toda mi vida se ha desenvuelto en una era de aislamiento entre nosotros” Dice Obama; pero él mismo reconoció el 17 de diciembre de 2014 que a través de estas cinco décadas los EE.UU. han desarrollado “políticas  encaminadas a aislar a la Isla”4. Por tanto, Sr. Obama no eche en el mismo saco a la víctima y al victimario. Han sido los EE.UU. los que han diseñado políticas para aislar a Cuba, no es Cuba la que ha pretendido aislarse de los EE.UU.

Obama menciona a Bahía de Cochinos, pero no toma partido en el asunto. No puede disgustar a los sobrevivientes de la célebre “Brigada de la Compota”.

“Al año siguiente (de la invasión por Playa Girón)  el mundo quedó en suspenso observando a nuestros dos países mientras la humanidad se acercaba más que nunca antes al horror de una guerra nuclear”, es algo muy cierto que acota Obama, pero no dice que fue el conocimiento que tuvieron los cubanos y soviéticos, acerca de la inminente agresión militar a gran escala por las Fuerzas Armadas de los EE.UU. contra Cuba, lo que propició la presencia en Cuba del armamento nuclear soviético que originó la crisis.

“Yo he venido aquí a enterrar los últimos remanentes de la Guerra Fría en las Américas” Dijo Obama; lo que sucede Sr. Obama, es que con el fin de la Guerra Fría, la desaparición del socialismo europeo y la desintegración de la URSS, los EE.UU han tratado de erigirse como la única superpotencia sobre el resto de la Humanidad. Con el fin de la Guerra Fría, el Tratado del Atlántico Norte que lidera su país y que había surgido con el pretexto de defender a Europa Occidental de la expansión del comunismo, lejos de extinguirse proclamó un nuevo concepto estratégico, según el cual la organización debía incrementar su poderío militar y elevar su capacidad de acción para actuar en Europa “… y en un contexto más amplio…”  “…ya sea dentro del territorio de la alianza o fuera de este…”. 5. Todos sabemos que los EE.UU. se erigieron como vencedores de la Guerra Fría, como la potencia que logró enterrar el socialismo europeo y la URSS. ¿Significarán las palabras de Obama que ha venido a Cuba a enterrar el socialismo?

Si es cierto, como dice Obama, que ha “venido a extender una mano de amistad al pueblo cubano” por qué razón después del 17 de diciembre de 2017 prorrogó y aún aplica a Cuba la “Ley de comercio con el enemigo”. Algunos han dicho que lo hace porque esa ley le permite dictar proclamas ejecutivas para aliviar el Bloqueo económico. Raro caso este, en que para hacer bien a alguien, hay que oficialmente declararlo enemigo, aunque de palabras diga que podemos ser amigos. ¿Es ese el Estado de Derecho que pretende vendernos Obama?

Si Obama aboga por la paz en nuestro hemisferio y por la amistad con Cuba, como dice: ¿Por qué activó la IV Flota, que con el fin de la Segunda Guerra Mundial  había sido desactivada? ¿Por qué mantiene la Base Naval de Guantánamo en contra de la voluntad del pueblo cubano? ¿Por qué ha declarado, sin otra razón que no sea intentar derrocar al gobierno chavista en el poder, que Venezuela representa una amenaza inusual y extraordinaria para la Seguridad Nacional de los EE.UU. con las graves consecuencias que tal declaración pudiera acarrear? “¡A otro con ese cuento!”

Luego de reconocer importantes diferencias entre nuestros dos países, el Presidente del norteño vecino menciona casi que traídas por los pelos algunas semejanzas y hechos que compartimos en común, llegando a sostener que “Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado distanciados por muchos años, aunque llevamos la misma sangre”. Lamentablemente, y no por culpa de Cuba, nuestro país nunca ha sido valorado por los EE.UU. como su hermano, a no ser que lo haga desde la óptica bíblica de Caín y Abel, aunque en este caso, pese a los reiterados intentos, Caín no ha logrado matar a Abel y ahora se propone hacerlo empleando otros medios. Huelgan los ejemplos a través de toda la historia de nuestra Patria, antes y después del triunfo del Primero de Enero de 1959: durante nuestras guerras por la independencia, en la república mediatizada y en la Cuba socialista. Evidentemente razones tiene Obama para pretender que se olvide la historia.

Entre los ejemplos de cooperación mutua Obama plantea: “La labor del Dr. Finlay en Cuba allanó el camino para generaciones de médicos, entre ellos Walter Reed, que se basó en el trabajo del Dr. Finlay para ayudar a combatir al fiebre amarilla”. Eso es cierto, como también es cierto que de algunas cartas escritas por Reed se deduce que llegó incluso a convencerse de que no era el médico cubano, sino él, “el autor de la teoría claramente formulada por Finlay veinte años antes, y se refería a ella como «mi teoría»”. En los Estados Unidos se elevó a Reed, injustificadamente, al rango de “descubridor de la causa de la fiebre amarilla”, sobre todo después de su fallecimiento en 1902.6

Tratando de establecer un paralelo entre José Martí y Ernest Hemingway, Obama refiere que Martí escribió su obra más famosa en Nueva York. La obra de Martí es muy prolífera, pero supongo que se refiere a “Nuestra América”. Al parecer, Obama no conoce que Martí llamó a ese ensayo “Nuestra América” para dejar definido que había dos Américas diferentes, la otra era la del Norte que – alertaba Martí – significaba un grave peligro para la América Nuestra.7

Celia Cruz, Gloria Estefan y Pitbull son los escogidos por Obama en su discurso para unir mediante la música, a la gente de nuestros dos países. Ni por pudor mencionó aunque fuera a uno solo de los de acá; para él no existen; no reconoce, no puede reconocer que de este lado los hay tan buenos e incluso mejores que los de allá. Sería reconocer el pujante movimiento artístico impulsado por la Revolución y las oportunidades que abrió a los artistas, así como el compromiso de la inmensa mayoría de las más representativas figuras del arte con su país y su Revolución.

Señala Obama valores comunes que comparten cubanos y estadounidenses, que resulta imposible negar, y los toma de base para asegurar: “Y por eso creo que nuestros nietos mirarán este período de aislamiento como una aberración, y apenas un capítulo en una historia más larga de familiaridad y amistad”.  Aceptamos que el período de aislamiento que comenzó con el triunfo de la Revolución es una aberración, pero Obama no dice, no puede decir, aunque lo sabe, quién promovió el aislamiento y por tanto ese aberrante período. Al propio tiempo, aunque a Obama no le guste, hay que volver a la historia y recordar que nunca en nuestras relaciones ha existido la familiaridad y amistad, por lo que, si la mano amistosa que dice extendernos fuera sincera, para lograr lo que pretende Obama tendrían que pasar muchas generaciones de cubanos, pues en los manuales de Historia que alcanzarían a leer nuestros nietos, muchos tomos obligatoriamente tendrían que ser dedicados a nuestros desencuentros y solo un pequeño capítulo a la familiaridad y la amistad.

“… no podemos ni debemos ignorar las diferencias reales que tenemos, acerca de cómo organizamos nuestros Gobiernos, nuestras economías y nuestras sociedades”, dice Obama y en ello estamos de acuerdo, en lo que no podemos estar de acuerdo es en el intento de, empleando un lenguaje manipulador, edulcorar las formas organizativas de su país y arremeter contra las nuestras: sistema de partido único en Cuba, democracia multipartidista en los EE.UU.; modelo económico socialista acá, mercado abierto allá; los derechos de Estado en nuestro país, los derechos de la persona individual en su país.

Obama expone un conjunto de medidas que, pese a nuestras diferencias, se han adoptado después del 17 de diciembre de 2014. Sean bienvenidas esas medidas, aceptemos el reto, pero no seamos ingenuos, que Obama no nos dice que muchas de esas medidas no son iniciativas propias ni de su gobierno, sino que  forman parte del arsenal concebido por diversas entidades que en los EE.UU. se han dedicado a diseñar propuestas para fomentar la labor subversiva contra Cuba y lograr el “cambio de régimen”, lo cual se puede constatar en el libo “Subversión político ideológica mede in USA”. 8

Obama deja claro que el cambio tiene lugar ahora, porque: “Lo que Estados Unidos estaba haciendo no estaba funcionando”. Por supuesto que no estaba funcionando en primerísimo lugar, por la heroica resistencia del pueblo cubano; no estaba funcionando, porque esa cruel política fue diseñada para derrocar la Revolución y la Revolución está en pie. Muy bien que el presidente de los EE.UU. reconozca que: “El embargo solo estaba perjudicando al pueblo cubano en lugar de ayudarlo”, pero, no pensemos que muestra el más mínimo arrepentimiento por los sufrimientos del pueblo cubano a causa de esa política: el 17 de diciembre de 2014, a la vez que reconoció el fracaso de esa política, manifestó que pese a ello los EE.UU sentían orgullo porque había estado concebida con buenas intenciones para apoyar la democracia y los derechos humanos en Cuba.9

Seguidamente viene la arenga al pueblo cubano, especialmente a la juventud acerca del futuro que debe edificar: Miami es “un claro monumento a lo que el pueblo cubano es capaz de construir”. Gracias Sr. Obama por el elogio al pueblo cubano, no pretendemos ignorar el aporte de los cubanos a su país y en especial a esa ciudad; pero creo que la inmensa mayoría del pueblo de Cuba sabe que no formamos parte de la potencia más poderosa de la tierra para poder construir una ciudad semejante, ni quiere el modelo de la  sociedad  miamense para sus hijos y nietos. Si no pocas veces los cubanos han podido apreciar sus intenciones bajo el fino ropaje conque Ud. viste sus ideas, ahora se ha desnudado Ud. totalmente sin pudor alguno.

Ud. no lo niega, por el contrario, lo confirma: para hacer de Cuba un Miami, hay que cambiar nuestro sistema, pasar a la propiedad privada y retornar al pasado. El embrión de esa futura sociedad Ud. lo aprecia en “los cuentapropistas, las cooperativas, los autos antiguos”.

“El cubano inventa del aire” dijo Obama en español. Si no viniera del Presidente de los EE.UU. sería lógico aceptarlo como un elogio; pero viniendo del Presidente del Imperio pudiera interpretarse como una burla. La política de aislamiento impuesta a Cuba por los EE.UU. desde el mismo triunfo de la Revolución obligó a nuestro país a depender en sus relaciones económicas casi de manera absoluta del socialismo europeo, en especial de la URSS. Al desaparecer el socialismo europeo y desintegrarse la URSS, los EE.UU arreciaron de manera brutal el cerco contra Cuba: las Leyes Torricelli en 1992 y la Helms- Burton en 1996 son los más significativos engendros de ese despiadado asedio. En esas circunstancias Cuba en un breve período perdió más del 80% de su comercio exterior y sufrió una caída del PIB de un 35% aproximadamente. Teníamos que inventar del aire para sobrevivir y eso hicimos, por tanto lo que corresponde a Obama es disculparse con el pueblo cubano porque su país lo obligó a inventar del aire.

Muy bien, Sr. Obama, finalmente Ud., en representación de su país, reconoce el sistema de educación cubano “que valora a cada niño y cada niña”. Me pregunto: ¿Y el derecho de cada niño y cada niña a la educación que Ud. reconoce, no es un derecho individual, cuyo ejercicio en nuestro país Ud. cuestiona? Pero no se quede solo ahí, Sr. Obama, el derecho a la educación universal y gratuita está garantizado en Cuba para todos los cubanos: Niños y niñas, jóvenes de uno y otro sexo, hombres y mujeres, incluyendo a los ancianos y ancianas, sin discriminación alguna ¿Puede Ud. decir lo mismo de su país?

“En los últimos años, el Gobierno cubano ha comenzado a abrirse al mundo, y a abrir aún más espacios para que el talento florezca” ha dicho Obama. Creo que el Papa Juan Pablo II fue más consecuente, cuando en 1998, durante se visita a Cuba se pronunció por «globalizar la Solidaridad» y sugirió que «Cuba se abriera al mundo y el mundo se abriera a Cuba»,10 porque para que Cuba pudiera abrirse al mundo, Cuba necesitaba que el mundo se abriera para ella; ese mundo que los EE.UU. con su fuerza descomunal de gran imperio, le cerró. ¿Fue Cuba la que rompió relaciones diplomáticas con los países latinoamericanos con la honrosa excepción de México, o fueron esos países los que siguiendo el mandato de los EE.UU. se cerraron a Cuba? ¿Acaso no es una ley de los EE.UU., en particular la Helms-Burton, en plena vigencia, la que “estipula que el Presidente debe estimular a otros países a que restrinjan las relaciones comerciales y crediticias con Cuba” y que prevé  aplicar sanciones “contra los países que ayuden a Cuba”, a la vez que insta a los gobiernos extranjeros a que cooperen de forma más eficaz” en la aplicación del embargo (Bloqueo) y dispone la “oposición de los EE.UU. al ingreso de Cuba en las organizaciones financieras internacionales”, las que serán sancionadas si admiten a Cuba o aprueban “un préstamo u otro tipo de asistencia al Gobierno cubano”?11

En cuanto “a abrir más espacios para que el talento florezca”, sería honesto que Obama reconociera que a pesar de todo lo que ha hecho su país para cerrar las posibilidades al florecimiento del talento cubano, el talento ha florecido en las más diversas esferas: En las ciencias, en la salud, en la educación, en las artes, en el deporte, etc. No dice Obama que a pesar de lo mucho que se ha logrado, el talento no ha podido florecer aún más, en gran medida, porque el Bloqueo económico, comercial y financiero obstaculiza la adquisición de recursos para el florecimiento de ese talento por un lado y por el otro, porque constantemente han estado estimulando la salida de Cuba de los mejores talentos. Sin embargo, es bueno aclarar que Obama tiene una concepción muy restringida de talento que se limita a los cuentapropistas que “pueden salir adelante, mientras conservan un espíritu netamente cubano”. “Es ahí– según la visión de Obama- donde comienza la esperanza”. Por supuesto que es ahí, en el fomento de la propiedad privada, donde comienza la esperanza de Obama de retornar a Cuba al capitalismo; por eso su empeño en traer “más ingresos a las pequeñas empresas cubanas”; desde luego, Obama no se está refiriendo a las pequeñas empresas cuya propiedad pertenece a todo el pueblo, se refiere a las del sector privado.

Tenemos que agradecer a Obama por su exhortación al Congreso de su país “a levantar el embargo”, pero cuidado que aquí cada palabra, cada frase, dice algo, a veces sin decirlo explícitamente: el embargo “Es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano”; obsoleto  significa anticuado, fuera de uso, fuera de época y lo que es anticuado y fuera de uso, en su momento tuvo su época y fue adecuado, por tanto no nos pase por la mente que Obama está condenando el Bloqueo, ni la política de aislamiento, simplemente considera que hoy, ya no tiene sentido una política que fue “diseñada para la Guerra Fría”.

Seguidamente el “Maestro” comienza una clase magistral a sus ineptos discípulos cubanos, flagrante violación de las más eleméntales normas a seguir por un visitante, cargada de una inusual injerencia en los asuntos internos de Cuba: “Debiera ser más fácil abrir un negocio aquí en Cuba”, asunto que compete exclusivamente a los cubanos, no al gobierno de los EE.UU. “Un trabajador debiera poder conseguir un trabajo directamente con las empresas que invierten aquí en Cuba” ; claro que esto sería muy beneficioso para las empresas que al estilo de las denominadas maquiladoras instaladas en México explotan cruelmente a las empobrecidas masas de trabajadores, que sin otras opciones acuden a ellas por míseros salarios, muy por debajo de aquellos que cobraría un obrero estadounidense por igual trabajo, si es que aceptaría esa, a veces inhumana, labor. Obama pretende servir en bandeja de plata a sus grandes empresarios, enseñoreados sobre las dificultades que enfrenta nuestra economía, fundamentalmente como resultado del Bloqueo, una mano de obra cubana barata, que a diferencia de la mejicana y la de muchos otros países, es altamente calificada. Cuestiona la existencia de la doble moneda en Cuba, pero por supuesto, no dice que el Bloqueo arreciado después del derrumbe del socialismo europeo, fue lo que nos obligó a la doble moneda y que fue una alternativa para evitar la dolarización de nuestra economía.

“Internet debe estar disponible en toda la isla, para que los cubanos puedan conectarse con el resto del mundo y con uno de los grandes motores del crecimiento en la historia humana”; soslayando la desvergonzada injerencia, pudiéramos estar de acuerdo con Obama, solo que el propio Obama, el 17 de diciembre de 2014 afirmó: “Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo.  Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba”12.No creo que Obama tenga tan mala memoria que lo haya olvidado. Evidentemente, Obama está más interesado en desarrollar Internet en Cuba, que garantizar la alimentación a nuestro pueblo. No olvidemos las denuncias de Edward Snowden, Julian Assange y Chelsea Manning; las grandes transnacionales de la informática y las comunicaciones pudieran proveer al imperio de un volumen incontable de datos que permitirá comprender la opinión, los gustos y lo que piensa el pueblo cubano. Será muy fácil, a partir de la recolección de este tipo de información, poder realizar acciones desestabilizadoras, como ya ocurre en otros países con gobiernos progresistas. Cuba, sin renunciar a la informatización de la sociedad, tendrá que diseñar políticas que le garanticen su soberanía en el ciberespacio.

Obama plantea que “…la prosperidad sostenible depende de la educación, la salud, y la protección del medio ambiente. Pero también depende del intercambio libre y abierto de ideas”. Vayamos por partes, Sr. Presidente: Si su país tiene en tan alta estima la educación, la salud y la protección del medio ambiente ¿Por qué ni la salud ni la educación en su país son totalmente gratuitas para todos? ¿Por qué su país ha puesto tantos obstáculos a la firma de un tratado vinculante sobre la protección del medio ambiente? ¿Por qué las transnacionales de su país han causado tanto daño al medio ambiente de los países subdesarrollados donde el interés exclusivo de sus  empresas es obtener ganancias? ¿Será posible en un mundo dominado por las transnacionales de la información el intercambio libre y abierto de ideas? Aquí, en esta pequeña isla hemos estudiado a los clásicos del marxismo y sabemos que Carlos Marx y Federico Engels en su obra “La ideología alemana” nos enseñaron que: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época… La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente…

“Los individuos que forman la clase dominante tienen también, entre otras cosas, la conciencia de ello y piensan a tono con ello; por eso, en cuanto dominan como clase y en cuanto determinan todo el ámbito de una época histórica, se comprende de suyo que lo hagan en toda su extensión y, por tanto, entre otras cosas, también como pensadores, como productores de ideas, que regulen la producción y distribución de las ideas de su tiempo; y que sus ideas sean, por ello mismo, las ideas dominantes de la época.”13 Independientemente del tiempo transcurrido y de las complejidades de la época actual, la esencia de lo planteado por los clásicos del marxismo mantiene plena vigencia. Vivimos en un mundo globalizado, en el que la gran burguesía, dueña de las gigantescas transnacionales que concentran los medios fundamentales para la producción material y espiritual, empleando los novísimos adelantos de la Revolución Científico-tecnológica, batalla denodadamente por imponer sus patrones espirituales a la sociedad, ya no solo en un país o una región, sino en el mundo entero. Podemos entonces preguntarnos ¿De qué intercambio libre y abierto de ideas estamos hablando? ¿Si los EE.UU. tanto quieren el intercambio libre y abierto de ideas, por qué se aferran a no compartir la gobernanza de Internet? “Como lugar de nacimiento de Internet, EEUU tiene la responsabilidad especial de dirigir la red mundial”.14

Según Obama, eran solo “algunos americanos” los que veían a Cuba antes de 1959 como algo que explotar, ignoraban la pobreza, facilitaban la corrupción. Imposible que Obama no sepa que esa era una política de Estado de los EE.UU. Sucede entonces que, según el visitante,  “desde 1959, hemos estado boxeando con nuestras sombras en esta batalla de la geopolítica y las personalidades” Pareciera que son tan solo sombras las agresiones de todo tipo realizadas por, o con el consentimiento de, los EE.UU. contra nuestro pueblo; pareciera que no fue la batalla de todo un pueblo por su independencia y autodeterminación, sino la batalla personal de nuestros líderes con los gobernantes estadounidenses, pareciera que de esas sombras son responsables ambos países en igualdad de condiciones.

“He dejado claro que Estados Unidos no tiene ni la capacidad, ni la intención de imponer un cambio en Cuba. Cualquier cambio que venga dependerá del pueblo cubano. No les vamos a imponer nuestro sistema político o económico. Reconocemos que cada país, cada pueblo, debe trazar su propia ruta y dar forma a su propio modelo. Pero después de haber eliminado de nuestra relación la sombra de la historia, debo hablar con honradez acerca de las cosas en que yo creo: las cosas en las que nosotros, como estadounidenses, creemos. Como dijo Martí, «la libertad es el derecho de todo hombre a ser honrado y a pensar y a hablar sin hipocresía” ha dicho Obama.

Pareciera que nada sería posible objetar a estas ideas; el derecho de cada país a decidir sus propios destinos es un derecho reconocido internacionalmente y que ha costado al pueblo cubano mucha sangre. Pero interpretemos las palabras de Obama desde la óptica del “Poder Inteligente”: “Cuando puedes conseguir que otros admiren tus ideales y que quieran lo que tú quieres,  no  tienes  que  gastar  mucho  en  palos  y  zanahorias  para  moverlos  en  tu dirección. La seducción es siempre más efectiva que la coerción, y muchos valores como la democracia, los derechos humanos y las oportunidades individuales son profundamente seductores”15 ha escrito Nye. Simplemente Obama trata de seducirnos hablándonos de oportunidades individuales, de derechos humanos, de democracia, para movernos en la dirección que pretende, sin muchos gastos “en palos y zanahorias”, aun cuando es conocido que su propio país es severamente cuestionado en estos aspectos. Si realmente el gobierno de los EE.UU. no tiene la intención de imponer un cambio en Cuba ¿Por qué destina anualmente de manera pública alrededor de 20 millones de dólares para la subversión contra nuestra Revolución, más otras cantidades de manera oculta? ¿Por qué acababa de salir Obama de Cuba y ya el Departamento de Estado de los EE.UU. estaba destinando cerca de 800 mil dólares para programas de adiestramiento de jóvenes líderes para dotarlos de herramientas de liderazgo y habilidades para administrar y hacer crecer las organizaciones de la sociedad civil (entiéndase organizaciones contrarrevolucionarias) en nuestro país? Que los EE.UU. no tengan la capacidad para imponer cambios en Cuba ha quedado demostrado en más de medio siglo; lo que no niega que sí tengan la intención; si no tuvieran la intención por qué siguen asegurando que cambian los métodos, la táctica; pero los objetivos, la estrategia, siguen siendo los mismos. Por qué si Cuba es libre de trazar su propia ruta, de dar forma a su propio modelo, en el intercambio con la prensa después de la reunión oficial con el Presidente Raúl Castro, Obama señaló que si no logramos concretar un entendimiento sobre derechos humanos y democracia será un elemento irritante muy fuerte que obstaculizará el avance hacia la plena normalización de nuestras relaciones. Por supuesto que el entendimiento, la solución de los desacuerdos, pasa porque Cuba asuma las concepciones de los EE.UU. al respecto como las verdaderas.

 “Creo que cada persona debe ser igual ante la ley” nos dice Obama. Me pregunto: ¿Será un lamento porque en su país esto no ocurre? Más adelante reconoce que en “nuestro sistema (el estadounidense) de justicia criminal” hay discriminación racial, por tanto, los negros no son iguales ante la ley que los demás estadounidenses. ¿Han sido iguales ante la ley estadounidense el terrorista Posa Carriles y los Cinco Héroes cubanos, por solo poner un ejemplo entre tantos? Pareciera que Obama desconoce totalmente la situación en Cuba cuando dice: “Todos los niños merecen la dignidad que viene con la educación y la atención a la salud, y comida en la mesa y un techo sobre sus cabezas”. ¿Desconoce Obama que la atención a la niñez es prioridad del Estado cubano? ¿No conoce que haciendo enormes sacrificios, pese al Bloqueo impuesto por los EE.UU. en Cuba no hay niño sin atención médica, que todos tienen escuela, que Cuba está reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) como el único país de América Latina con cero desnutrición infantil severa16 y que en Cuba no hay niños abandonados en las calles, como es común ver en cualquier país del Tercer Mundo y en no pocos del llamado Primer Mundo? Por supuesto que Obama lo conoce, pero no olvidemos que según la doctrina de la Guerra No Convencional “El mundo “real” o los hechos, son relativamente menos importantes en las operaciones subversivas; sin embargo, la formación de actitudes, valores y creencias son vitales”.17 Por tanto, no importa que se engañe y se mienta descaradamente si con ello se hace creer  a las masas del país contra el cual desarrollan la Guerra No Convencional y al mundo, una realidad que no existe. Eso es lo que intenta Obama.

Por el mismo estilo son las creencias de Obama acerca de la libertad que deben tener los ciudadanos de decir lo que piensan sin miedo, de organizarse, de criticar a su gobierno y de protestar pacíficamente. Evidentemente Obama nunca ha ido a una de nuestras bodegas, ni ha estado en una cola en uno de nuestros establecimientos comerciales, donde la gente habla cuanto les viene en gana. Habría que ver si en alguno de los órganos de prensa fundamentales estadounidenses, se publican las opiniones de los ciudadanos como se hace en nuestra prensa escrita, radial y televisiva. Tengo la certeza de que en ningún país del mundo los ciudadanos están más organizados que en Cuba: Los CDR, la FMC, la CTC, la FEU, la FEEM, los pioneros, son ejemplo de organizaciones a las cuales se afilian libremente la inmensa mayoría de los cubanos. Por supuesto que Obama lo sabe, pero lo que quiere es que se permita que los asalariados del gobierno de los EE.UU. sirvan como punta de lanza para destruir la Revolución. ¿Desconoce Obama de las acciones emprendidas en su país contra los manifestantes del movimiento “Ocupa Wall Street”? Se le puede recordar que contra los manifestantes sistemáticamente las autoridades policiales emplearon porras, gases lacrimógenos, aerosoles de pimienta, bombas sonoras y cegadoras, dispositivos acústicos de largo alcance, balas de goma y de plástico para dispersarlos18 y en un solo día, el 1 de octubre de 2011, más de 700 personas del movimiento fueron detenidas.19 ¿Desconoce Obama que tan solo frente a la Casa Blanca sistemáticamente son detenidos decenas y cientos de manifestantes pacíficos?

Resulta indignante oír a Obama cuestionar a nuestro país por supuestas detenciones arbitrarias, cuando en el territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo se mantiene un centro de detenciones arbitrarias y torturas que ha sido cuestionado por la comunidad internacional y que Obama se comprometió a cerrar sin haberlo cumplido, por solo señalar un ejemplo de las múltiples detenciones arbitrarias en ese país.

“…cada persona debe tener la libertad de practicar su religión en paz y públicamente” intenta aleccionarnos Obama. ¿Acaso en los EE.UU. pueden sus ciudadanos practicar en paz su religión?: 9 personas perdieron la vida en junio de 2015 en un asalto armado a una iglesia frecuentemente utilizada por los estadounidenses de origen de raza negra en Charleston, Carolina del Sur.20 Evidentemente no fue por la intolerancia religiosa de nuestro país, sino por todo lo contrario, que el viernes 12 de enero de 2016, luego de casi mil años de ruptura y de rivalidades mutuas, se encontraran en La Habana el papa Francisco, Obispo de Roma y Kirill, Patriarca de Moscú y de Toda Rusia y firmaran una declaración conjunta en la que califican a Cuba de “símbolo de esperanza del Nuevo Mundo”.21 En ese histórico encuentro, en declaraciones a la prensa el papa Francisco dijo: “si sigue así, Cuba será la capital de la Unidad”22

Viene también Obama a cuestionar que en Cuba no hay elecciones libres y democráticas. Creo que en ningún país del mundo son tan libres y democráticas las elecciones como lo son en Cuba, lo que no significa que consideremos que hemos llegado a la perfección y no nos propongamos mejorarlas. Las elecciones en Cuba se sustentan en los siguientes principios:

• Todos los ciudadanos con capacidad legal para ello, tienen derecho a intervenir en la dirección del Estado, bien directamente o por intermedio de sus representantes.

• El Partido no propone, no postula ni promueve candidatos, es el propio pueblo, los electores los que tienen esa facultad la que ejercen en asambleas públicas en acto libre y soberano para nominar a los candidatos a Delegados a las Asamblea Municipales del Poder Popular; o mediante sus organizaciones de masas y los Delegados a las Asambleas Municipales en el caso de los candidatos a Delegados a las  Asambleas Provinciales y de Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

• Inscripción universal, automática y gratuita de los electores en el registro electoral.

• El voto es libre, igual y secreto y cada elector tiene derecho a un solo voto.

• Tienen derecho al voto los cubanos que hayan cumplido 16 años, excepto los incapacitados mentales previa declaración judicial de su incapacidad y los incapacitados judicialmente por causa de delitos.

• Derecho de los mayores de 16 años de edad a ser elegidos. Cuando se trate de Diputados a la Asamblea Nacional se requiere tener 18 años.

• Derecho de los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y demás miembros de los institutos armados a elegir y ser electos.

• Inexistencia de campañas electorales discriminatorias, millonarias, ofensivas, difamatorias y denigrantes. Los candidatos no pueden hacer campañas a su favor.

• Total transparencia en los comicios.

• Obligación de que todos los electos lo sean por mayoría. El candidato sólo es electo si obtiene más del 50% de los votos válidos emitidos.

• Alta participación del pueblo en las elecciones. En todos los procesos electorales que se han celebrado desde el año 1976, han participado más del 95% de los electores.

En Cuba no se necesita tener dinero para ser electo, en los EE.UU. se necesita mucho dinero; el propio Obama lo reconoce. El sistema estadounidense posibilita que un presidente sea electo sin que la mayoría del pueblo participante, que es muy poco como regla, haya votado por él. Escandaloso resultó el proceso electoral del año 2000, cuando resultó presidente George W. Bush con 543 895 votos populares menos que su contendiente Al Gore, quién además fue víctima del hermano de George, el entonces gobernador de la Florida Jeb Bush, que pagó millones de dólares a una empresa para impedir que decenas de miles de personas de ese Estado no pudieran votar. Al Gore reclamó, pero finalmente tuvo que callar sus reclamos porque bajo ningún concepto se podía dañar el sistema “democrático” estadounidense.

A diferencia de lo que piensa Obama, nosotros pensamos que el multipartidismo no es sinónimo de democracia,  aunque en la práctica en los EE.UU. no hay multipartidismo, pues prevalecen dos partidos que sistemáticamente son los que se enfrentan en las elecciones y en determinado momento, algún candidato independiente que decide gastar millones de dólares en su campaña. Esos dos partidos: el Demócrata y el Republicano, cada uno con sus particularidades, responden a un mismo sector de la sociedad: a la gran burguesía dueña de las gigantescas transnacionales con asiento en los EE.UU. que son las que poseen el poder real en ese país. Por otra parte, en la Cuba de los años 50s del siglo pasado fue cuando más partidos políticos hubo en la Isla y al mismo tiempo menos democracia; fueron los años en que a las personas, incluyendo estudiantes, se les asesinaba por el simple hecho de disentir.

Mientras Obama, tratando de defender la democracia de su país, se presenta como un negro humilde que llegó a la presidencia de los EE.UU. no dice que es millonario23. Pudiéramos decirle a Obama, que en nuestro sistema, que según él no es democrático, Esteban Lazo de origen mucho más humilde, mucho más negro que él y que hoy ni remotamente es millonario, es Presidente de la Asamblea Nacional de Poder Popular. Ante las lecciones de humildad que pretendió darnos Obama, pudiéramos comparar nuestros dos parlamentos: La Asamblea Nacional del Poder Popular sin ningún millonario; el Congreso de los EE.UU. con más de la mitad de sus miembros millonarios.24

Obama se refiere a las luchas del pueblo estadounidense contra la discriminación racial como algo que transcurrió sin mayores contratiempos, un camino feliz facilitado por la democracia que impera en su país. “…la personas se organizaron, protestaron, debatieron estos temas, desafiaron a los funcionarios del gobierno… el que pudiéramos lograr un cambio se debió a las libertades que disfrutamos en Estados Unidos”

Lo cierto es que esas luchas por los derechos civiles y contra el racismo en los EE.UU. conllevaron el asesinato y encarcelamiento de protestantes y la policía golpeó y reprimió con perros, agua  y  bombas  lacrimógenas  a  los manifestantes  pacíficos. Es  importante  recordar  que  cuando  hubo  disturbios  masivos  en  las grandes ciudades la represión fue muy dura, y llegó a haber miles de miembros de la Guardia Nacional movilizados para reprimir las protestas dentro de Estados Unidos.25

No fueron las libertades estadounidenses las que propiciaron el cambio; fue la enconada lucha del pueblo estadounidense la que logró arrancarle  a los poderes de ese país algunas libertades, aunque aún se mantienen sin solución no pocos de los reclamos de aquel enorme movimiento social en los EE.UU. y algunos derechos que se alcanzaron han sido vulnerados en los últimos tiempos, sobre todo bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo.

Según Obama, la manera que tienen los estadounidenses para resolver los enormes problemas de su sociedad es la democracia. “Así es que obtuvimos atención de salud para más estadounidenses. Así es que hemos hecho grandes avances en los derechos de la mujer y los derechos de los homosexuales. Así es como atendemos la desigualdad que concentra tanta riqueza en los estratos superiores de nuestra sociedad. Gracias a que los trabajadores pueden organizarse y la gente común tener una voz, la democracia estadounidense ha dado a nuestra gente la oportunidad de realizar sus sueños y disfrutar de un alto nivel de vida”

El Sr. Obama ha venido a bailar a casa del trompo, porque nuestra democracia, la cubana, la que para él no existe, hace mucho que ha garantizado salud para todos. Las mujeres cubanas tienen muchos más derechos que las estadounidenses, entre ellos el derecho a salario igual por trabajo igual que no lo tienen garantizado todas las mujeres en los EE.UU., y si de derechos políticos se trata, Cuba es uno de los países con más mujeres parlamentarias en el mundo, muy por encima del Congreso de los EE.UU. Mientras Cuba sigue avanzando en garantizar los derechos a los homosexuales, en Carolina del Norte fue aprobada recientemente una Ley contra los homosexuales.26

La democracia cubana, la que niega Obama, no enfrenta el problema de enormes desigualdades sociales que tiene la tan defendida por Obama democracia estadounidense. Por cierto, mientras Obama supuestamente atiende las enormes desigualdades de su sociedad, viene proponiéndonos fórmulas para Cuba sustentadas en la propiedad privada, que incrementarían exponencialmente las desigualdades sociales en nuestro país.

Miente Obama cuando dice que en su país los trabajadores pueden organizarse y la gente común tener voz. Omite Obama que solo el 11% de los empleados está sindicalizado en los EE.UU.27 Al respecto, un informe de la ONG estadounidense Human Rights Watch del año 2000 señala que “en Estados Unidos la libertad de asociación de los trabajadores está sometida a un acoso constante” “Muchos trabajadores que intentan formar sindicatos son espiados, hostigados, presionados, amenazados, suspendidos, despedidos, deportados o son víctimas de represalias por su ejercicio del derecho a la libertad de asociación”28

Mientras tanto, en Cuba la inmensa mayoría de los trabajadores están sindicalizados y muestras de la atención a su voz, es la participación permanente en sus Congresos y otras actividades sindicales importantes, de altos dirigentes del país; ejemplo de ello fue el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, cuyas conclusiones fueron realizadas por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, el 22 de febrero de 2014.

El alto nivel de vida de los estadounidenses, que enorgullece a Obama, es fruto entre otras cuestiones, de la explotación a que ha sometido ese país al mundo y en especial a los países más pobres.

 Obama pretende presentarnos el hedor como perfume al  ponernos por ejemplo de progreso de su país como democracia, el actual proceso electoral en los EE.UU. Sucede que ese proceso en nada se diferencia de la descripción hecha por José Martí el 15 de marzo de 1885, en carta dirigida al director de la Nación, sobre las elecciones en los EE.UU. cundo nos dice:

“Es recia, y nauseabunda, una campaña presidencial en los Estados Unidos. Desde mayo, antes de que cada partido elija sus candidatos, la contienda empieza. Los políticos de oficio, puestos a echar los sucesos por donde más les aprovechen, no buscan para candidato a la Presidencia aquel hombre ilustre cuya virtud sea de premiar, o de cuyos talentos pueda haber bien el país, sino el que por su maña o fortuna o condiciones especiales pueda, aunque esté maculado, asegurar más votos al partido, y más influjo en la administración a los que contribuyen a nombrarlo y sacarle victorioso. Una vez nombrados en las Convenciones los candidatos, el cieno sube hasta los arzones de las sillas. Las barbas blancas de los diarios olvidan el pudor de la vejez. Se vuelcan cubas de lodo sobre las cabezas. Se miente y exagera a sabiendas. Se dan tajos en el vientre y por la espalda. Se creen legítimas todas las infamias. Todo golpe es bueno, con tal que aturda al enemigo.”29

Obama se refiere al cambio generacional que tiene lugar en Cuba y plantea: “…estoy apelando a los jóvenes cubanos, que son los que van a levantar algo, a construir algo nuevo”. Apele Ud. Sr. Obama a los jóvenes estadounidenses para que levanten algo, construyan algo nuevo en su país y deje a los nuestros que nadie lo ha autorizado para que apele a ellos. Pero si quiere saber, los jóvenes cubanos junto a todo el pueblo, van a construir algo que va en dirección contraria a su aspiración; van a construir un socialismo próspero y sostenible.

Ciertamente: “Hemos desempeñado roles muy diferentes en el mundo” como señala Obama, porque Cuba siempre ha estado del lado de las causas justas, del lado de los pobres de este mundo. Es bueno que el Presidente de los EE.UU. elogie lo que es imposible negar: “el servicio que miles de médicos cubanos han prestado a los pobres y los que sufren”. Pero Obama no dice que su país tiene un macabro programa dirigido a que esos médicos abandonen su misión y por tanto,  a esos pacientes pobres y sufridos,  y emigren a los EE.UU.

Quizás uno de los más desvergonzados planteamiento de Obama sea el que asegura que: “Tomamos diferentes caminos en nuestro apoyo al pueblo de Sudáfrica para la abolición del Apartheid. Pero el presidente Castro y yo pudimos estar al mismo tiempo en Johannesburgo para rendir homenaje al legado del gran Nelson Mandela”. Libros enteros se pudieran escribir al respecto. Me limito a plantear que los EE.UU. mientras hacían tímidas acusaciones públicas al régimen del Apartheid mantenían una estrecha colaboración económica y militar con el mismo, llegando incluso a facilitarles de conjunto con Israel, el arma nuclear y durante la administración Reagan se opusieron a que las Naciones Unidas le impusieran sanciones. La racista Sudáfrica era la principal potencia regional con la cual contaban los EE.UU. para detener los procesos revolucionarios en la región.

Mientras los medios de comunicación estadounidenses se centraron durante los funerales del líder sudafricano Nelson Mandela en “el apretón de manos” entre el presidente Obama y Raúl Castro, vale la pena reflexionar por qué los organizadores del ceremonial invitaron a Raúl Castro como uno de los seis líderes – de los noventa y un asistentes extranjeros- para hablar en la ceremonia. No sólo se le concedió a Raúl Castro ese honor, sino también recibió la más cálida presentación en la ceremonia:

“Ahora vamos a presentar a un líder que viene desde una pequeña isla, representante de una pequeña isla, de un pueblo que nos liberó, que luchó por nosotros… el pueblo de Cuba”, dijo el presidente del Congreso Nacional Africano (ANC).30

Aunque la propia presentación encierra la esencia de la respuesta, se puede ampliar con palabras del propio Nelson Mandela cuando dijo: “Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de los países que quieren apoderarse de nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En toda la historia de África es la única vez que un pueblo extranjero (el cubano) se ha levantado para defender a uno de nuestros países.” La victoria cubana, dijo Mandela “destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco… [e] inspiró a las masas en lucha de Sudáfrica… Cuito Cuanavale fue el punto de inflexión para la liberación de nuestro continente -y de mi pueblo – del flagelo del Apartheid”.31

No dice Obama que el ahora “gran Nelson Mandela”, hasta el año 2008 figuró en la lista de terroristas que elabora el Departamento de Estado de los EE.UU.

Las esperanzas para el futuro en que los EE.UU y Cuba no sean adversarios, las cifra Obama en la “reconciliación que está teniendo lugar en el pueblo cubano”; de sus palabras se deduce que los EE.UU. no tienen responsabilidad alguna con el hecho de que los EE.UU. y Cuba sean adversarios, somos los propios cubanos los únicos responsables y por tanto, los únicos que podemos resolver el problema.

“… si el pueblo cubano enfrenta el futuro unido, será más probable que los jóvenes de hoy puedan vivir con dignidad y alcanzar sus sueños aquí en Cuba” dijo Obama casi al finalizar sus palabras.

No creo que sea Obama el indicado para venir a hablarnos de unidad, a la vez que toda su política y su estancia en Cuba están encaminadas a fracturar esa unidad. La propia separación que pretende hacer Obama en estas palabras entre la juventud y los demás componentes del pueblo cubano, son un intento por dividirnos, por enfrentar a la más joven generación con las generaciones precedentes.  Precisamente la unidad del pueblo cubano ha sido el factor clave  que ha obligado a la administración Obama a reconocer el fracaso del Bloqueo practicado contra Cuba por más de medio siglo. Resulta un insulto al pueblo cubano y a su juventud las palabras de Obama que intentan presentar a los jóvenes como un sector de la población que en las circunstancias actuales no puede vivir con dignidad en Cuba; tan solo estas palabras pudieran merecer una nueva Vindicación de Cuba, al intentar de convertir a los jóvenes cubanos en víctimas de la Revolución y no en lo que son: una de sus fuerzas protagónicas principales. Pienso que ciertamente, con nuestros propios esfuerzos podemos hacer mucho más para que todos los cubanos, entre ellos todos los jóvenes puedan alcanzar sus sueños dentro de Cuba, pero Obama al intentar olvidar la historia, pretende que olvidemos que 6 de abril de 1960, el Subsecretario de Estado, Lester D. Mallory  definió los objetivos del Bloqueo contra Cuba de la siguiente manera: “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria […]  debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.32 El Bloqueo sigue en pie y por tanto sus objetivos se mantienen y nuestra juventud, al igual que todo el pueblo es impactada por esa realidad, sin que Obama acabe de emplear todas sus prerrogativas para vaciarlo y como se ha dicho, dejarlo como un cascarón. Sin embargo, en el intercambio con la prensa Obama se lavó las manos cuando dijo: “…quiero ser honesto con ustedes: la lista de asuntos que podemos hacer en el nivel administrativo cada día es más corta, y el volumen de los cambios necesarios con respecto al embargo van a depender ahora de los cambios que vaya a hacer el Congreso”33. Es cierto que desde que adoptó la primera medida, la lista es más corta, pero miente cuando expresa que de ahora en adelante los cambios dependerán del Congreso, ocultando que las prerrogativas que aún le quedan son amplias y que algunas de las adoptadas debido a los enredos del Bloqueo son impracticables.

Finalmente Obama llama una vez más a dejar atrás el pasado. Por supuesto, quien tiene un pasado manchado con horrendos delitos, incluyendo graves crímenes, no quiere hablar de ese pasado; prefiere que ese pasado se olvide, pero los cubanos que hemos sido víctimas de ese pasado, no podemos ni debemos olvidarlo. Ese pasado, esa historia nuestra que cimienta la nacionalidad cubana, es sabia que alimenta el presente y garantía del futuro, que no ha de ser otro, que un socialismo próspero y sostenible, con todos y para el bien de todos, donde la ley primera de nuestra república siga siendo el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, como lo soñó Martí y reza en nuestra Constitución.

Sin duda, la intervención de Obama fue una clase magistral de “Poder Suave”.

A un plan obedece nuestro enemigo: de enconarnos, dispensarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan. Sin plan de resistencia no se puede vencer un plan de ataque” José Martí34

Referencias:

  1. Ver declaración en http://laiguana.tv/articulos/6329-obama-reconoce-ee-uu-creo-estado-islamico-invasion-irak
  2. José Martí Pérez. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo III. Pág. 14.
  3. Ciro Bianchi Ross. Juventud Rebelde. Edición digital. 5 de octubre de 2013. http://www.juventudrebelde.cu/columnas/lectura/2013-10-05/asi-ceso-la-soberania-espanola/
  4. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.
  5. Castro Ruz, Fidel. Intervención en la primera sesión de trabajo de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de  América Latina y El Caribe-Unión Europea, en el Museo de Arte Moderno, en Río de Janeiro, Brasil. 28 de junio de 1999. http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1999/esp/f280699e.html
  6. Ecured. Carlos Juán Finlay Barrés. http://www.ecured.cu/Carlos_Juan_Finlay_Barr%C3%A9s
  7. Martí Pérez, José. Nuestra América. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo II. Págs 480-487.
  8. Néstor García Itube y Osvaldo Felipe Sotolongo. Subversión político ideológica made in USA. Editorial de Ciencias Sociales. La haban. 2012.
  9. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.
  10. 10. Luis Hernández Serrano. Cuando vino a Cuba Juan Pablo II. Juventud Rebelde. Edición digital. 28 de marzo de 2012.
  11. Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubanas de 1996 (Ley Helms-Burton). Archivo del autor.
  12. 12. Barack Obama. Discurso sobre las relaciones con Cuba. Juventud Rebelde. Edición digital. 18 de Diciembre del 2014. www.juventudrebelde.cu/…/discurso-del-presidente-barack-obama-sobre.
  13. Carlos Marx y Federico Engels. La ideología alemana. Editora Política. La Haban. 1979. Pgs. 48 y 49.
  14. Estrategia de Seguridad Nacional de los EE.UU. Febrero de 2015.  http://www.cubadefensa.cu/sites/default/files/estrategia_sn_eeuu_esp.pdf
  15.  Joseph Samuel Nye,: Prefacio y capítulo 5 “el Poder blando y la Política exterior                               americana”. Relaciones Internacionales, núm. 14, junio de 2010. Grupo de Estudios de Relaciones Internacionales (GERI) Universidad Autónoma de Madrid, España. www.relacionesinternacionales.info
  16. Cuba libre de desnutrición infantil, según Unicef. http://www.telesurtv.net/news/Cuba-libre-de-desnutricion-infantil-segun-Unicef-20160201-0018.html.
  17. Estado Mayor, Departamento del Ejército: Publicación  de   las   Técnicas  del Ejército 3-05.1 (ATP 3-05.1).Washington, DC, 6 de septiembre de 2013.Pág. 68. www.cubadefensa.cu/sites/default/files/atp_3-05.1_gnc_esp.pdf
  18. A palos por seguridad: EE. UU. recurre a todo su arsenal ‘no letal’ contra los indignados. https://actualidad.rt.com/actualidad/view/35635-A-palos-por-seguridad-EE.-UU.-recurre-a-todo-su-arsenal-no-letal-contra-indignados.
  19. Occupy Wall Street. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Occupy_Wall_Street
  20.  Asalto armado en EEUU contra la iglesia histórica. http://www.trt.net.tr/espanol/mundo/2015/06/18/asalto-armado-en-eeuu-contra-la-iglesia-historica-308523
  21. TEXTO: Declaración firmada por el Papa Francisco y el Patriarca ruso Kirill en Cuba. Aciprensa. https://www.aciprensa.com/noticias/texto-declaracion-firmada-por-el-papa-francisco-y-el-patriarca-ruso-kirill-en-cuba-83129/
  22. Francisco y Kirill firman histórica Declaración en La Habana: “Si sigue así, Cuba será la capital de la unidad”, dice el Papa. Cubadebate. http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/02/12/francisco-y-kirill-firman-historica-declaracion-en-la-habana-si-sigue-asi-cuba-sera-la-capital-de-la-unidad-dice-el-papa/
  23. ¿Cuánto vale la ‘fortuna’ de Obama?. Redacción online de la edición mexicana de Forbes. http://www.forbes.com.mx/cuanto-vale-la-fortuna-de-obama/
  24. La mayoría de los miembros del Congreso de EE.UU. son millonarios. CNN en Español. http://cnnespanol.cnn.com/2014/01/10/la-mayoria-de-los-miembros-del-congreso-de-ee-uu-son-millonarios/
  25. Patricia de los Ríos. Los movimientos sociales de los años sesentas en Estados Unidos: un legado contradictorio. Sociologica, año 1, Numero 38. 1968. Significados y efectos socialesSeptiembre –diciembre de 1998
  26. Crece rechazo a ley contra homosexuales en Carolina del Norte. Cubadebate. 3 de abril de 2016.
  27. Iroel Sánches. ¿Obama en el Gran Teatro o el gran teatro de Obama en La Habana?. Cubadebate. 23 de marzo de 2016. http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/03/23/obama-en-el-gran-teatro-o-el-gran-teatro-de-obama-en-la-habana/
  28. Vade retro, sindicato. Estados Unidos y los derechos laborales http://www6.rel-uita.org/old/sindicatos/Vade%20Retro.htm
  29. José Martí, (2001). Obras Completas. Vol X. La Habana: Centro de Estudios Martianos. Pág. 185: La Nación. Buenos Aires, 9 de mayo de 1885.
  30. Piero Gleigeses. ¿Por qué Sudáfrica ama a Cuba?. Cubadebate. 5 de febrero de 2014. http://razonesdecuba.cubadebate.cu/articulos/%C2%BFpor-que-sudafrica-ama-a-cuba/
  31. Discurso de Nelson Mandela el 26 de julio de 1991. Periódico Juventud Rebelde. 17 de julio de 2010.
  32. Bruno Rodríguez Parrilla. Discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nueva York, 13 de noviembre de 2012. http://www.cubadebate.cu/especiales/2012/11/13/canciller-cubano-en-onu
  33. Intercambio con la prensa de Raúl Castro y Barack Obama en el Palacio de la Revolución. Cubadebate. 22 de marzo de 2016.
  34. José Martí Pérez. Obras Escogidas en tres tomos. Ciencias Sociales. La Habana. 1992. Tomo III. Pág. 121.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *