La hazaña de la Operación Carlota.

Combatientes cubanos en Cuito Cuanavale. Foto: Cubadebate

Por Luis Hernández Serrano

Los lazos amistosos entre la Revolución Cubana y el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) tenían raíces históricas, surgidas desde que el Che, en 1965, en nombre de la dirección del Partido y del Gobierno de nuestra Patria, estableció los primeros contactos con ese movimiento revolucionario y con su máximo jefe y líder africano, el Doctor Agostinho Neto.

Luego de la denominada Revolución de los Claveles en Portugal, en 1974, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), algunos países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y los propios colonialistas portugueses, intentaron apoderarse de Angola (recuérdese que Portugal ya había perdido esta posesión). Simultáneamente, los principales aliados del imperialismo en la vecindad de ese inmenso territorio empezaron a moverse amenazadoramente.

Sigue leyendo

De Brazzaville a la paz definitiva.

Por áfrica pasaron más de 381 mil soldados y oficiales cubanos.

 Por Claudia Fonseca Sosa

Se cumplen 25 años de la firma en esa ciudad africana del Protocolo que definió los términos de la paz en Angola, la independencia de Namibia y un golpe irreparable al régimen del apartheid.

 «Cuba ocupa un lugar muy especial en el corazón de África por su meritoria y desinteresada contribución a la independencia de pueblos de ese continente».

Así lo hizo saber el presidente de la República del Congo, Denis Sassou Ngueso, quien recientemente recibió en audiencia especial al miembro del Comité Central del Partido Jorge Risquet Valdés, en calidad de representante del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, a la celebración del 25 aniversario del Protocolo de Brazzaville.

El veterano luchador cubano compartió con el Jefe de Estado congolés memorias sobre la historia de luchas compartidas por nuestros países y destacó el significado que tuvieron los acuerdos firmados el 22 de diciembre de 1988 en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, para la paz en Angola, la independencia de Namibia y la retirada paulatina de las tropas cubanas de África.

Sigue leyendo