Inicio de la Guerra Necesaria en Matanzas.

Juan Gualberto Gómez, patriota insignia de la provincia de Matanzas.

Por el Dr. Roberto Verrier Rodríguez, Profesor de Mérito de la Universidad de Matanzas.

Colaborador de la  Sección de Historia del Comité Provincial del Partido.

Durante varios años, en Cuba se desarrolló una interesante polémica en la que, historiadores y aficionados a las cosas del pasado, se envolvieron en una discusión sobre el 24 de febrero de 1895. ¿ Fue ese día Grito de Baire, de Ibarra, de Bayate, de Oriente?. No era un secreto que los grupos revolucionarios obedecían instrucciones de Martí y Juan Gualberto Gómez para el alzamiento. ¿Quién se adelantó realmente? ¿Cómo debemos designar ese día, esa fecha?, ¿Qué papel jugó la provincia en esa acción?

En este 24 de febrero, en que se conmemora el 108 Aniversario del inicio de la Guerra Necesaria, «AÑO DE GLORIOSOS ANIVERSARIOS de Martí Y EL MONCADA», es decir, el 150 Aniversario del Natalicio del Apóstol, quien preparó con gran celo y amor, en «silencio», el inicio de esa Guerra, para lograr la independencia de la Patria, como uno de los eslabones de la continuidad histórica de la epopeya de La Demajagua, que diera inicio a la «Guerra Grande», la de los Diez Años, la que organizó el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, dando la libertad a sus negros esclavos, armándolos para que lucharan por la libertad de Patria, por lo que es necesario dar a conocer los hechos ocurridos ese día, en 1895.

Sigue leyendo

Francisco Vicente Aguilera, el millonario heroico.

Por Eduardo

«Nada tengo mientras no tenga patria». Respuesta de Francisco Vicente Aguilera cuando se le consultó sobre la decisión de quemar la ciudad de Bayamo, y las propiedades que en ella tenía.

Ayer 23 de junio, el pueblo de la Ciudad Monumento, nuestra Bayamo, rindió tributo a uno de sus más ilustres hijos, el patriota sin par Francisco Vicente Aguilera, en el 190 aniversario de su natalicio. La primera ocasión que escuché su nombre tenía solo 8 años. Mi maestra Bertica nos instruía, con el amor que siempre ponía en ese empeño, en la historia de nuestra Patria. El devenir histórico de la nación cubana se transmitía por aquellos ya lejanos años de la década del 60 del siglo XX, mediante una asignatura denominada “La Vida de mi Patria”, y que en mi criterio personal debiera retomarse nuevamente con el concepto pedagógico que entonces tenía. Cada lección consistía en la lectura de una pequeña historieta que relataba la vida de algún patriota, o describía algún suceso importante de las diversas etapas de la lucha por la soberanía nacional.
El día que correspondió a la vida de Pancho Aguilera, nunca olvidaré que la maestra expresó: – Niños, si a alguno de ustedes algún día alguien les ofreciera dinero por traicionar a su Patria, recuerden siempre el nombre y la vida de este patriota, que fue un día, el hombre más rico de Cuba, y renunció a todo su capital por marchar a la manigua a pelear por la libertad de la nación.