El 17 de diciembre: oportunidad y reto (Segunda Parte)

 Por el MSc. Arnold Pérez Marrero, profesor Asistente del Departamento de Preparación para la Defensa. Universidad de Matanzas.

Desde Washington, sin el menor recato, nos dicen que seguirán financiando programas para la “democracia” en Cuba. Nuestra democracia: la cubana, es perfectible, pero perfectible por los cubanos y para los cubanos, sin que nadie tenga que financiarla. Jamás podemos permitir que alguien venga a imponernos su democracia, que en este caso se trata de la democracia burguesa, aquella que tan lamentables recuerdos ha dejado en la memoria del pueblo cubano.

El “cambio positivo” y “las reformas” los iniciamos en Cuba con el triunfo de la Revolución que le otorgó a nuestro país la verdadera independencia, soberanía y autodeterminación. El “cambio positivo” y “las reformas” los iniciamos ese memorable día en que Cuba se sacudió para siempre las cadenas del neocolonialismo estadounidense y los continuamos hoy, con la implementación de los Lineamentos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, después que fueran sometidos al análisis de todo el pueblo de Cuba en el que“…participaron 8 millones 913 mil 838 personas en más de 163 mil reuniones efectuadas en el seno de las diferentes organizaciones, registrándose una cifra superior a tres millones de intervenciones”25.

Sigue leyendo