Felicitación por el Día de los Enamorados

 Compañeras y compañeros:


La capacidad de amar es un don que adorna a los nacidos en nuestra isla. Es casi improbable que en un día como hoy, al vernos reflejados en la mirada del ser que amamos, no pronunciemos el consabido: - Felicidades mi amor, en el Día de los Enamorados.
La mayoría regalarán a sus parejas un presente que estará en concordancia con la fecha, y que ocasiona no pocos quebraderos de cabezas a nosotros los hombres; que casi siempre nos vemos obligados a acudir a la ayuda solidaria de una hermana, una prima, la madre o una amiga, para tratar de hacer diana en el gusto de nuestra compañera. En lo personal, el que estas notas escribe, piensa que aunque necesario, el presente no es imprescindible. Basta con que la llama del amor no se haya extinguido; porque si el sentimiento es verdadero, no necesitará en este día otro ingrediente que no provenga del hecho diario de compartir sueños, proyectos de vida, intereses afines, las tareas del hogar, la crianza de los niños, y todas esas otras “pequeñas cosas” a las que el gran Joan Manuel Serrat les cantara un día. Si el amor, por lo contrario hubiese muerto, ya fuese de muerte natural, o asesinado con alevosía, no lo resucitarían todas las joyas de la Corona Británica.

Sigue leyendo