Premio a la altura del pensamiento.

Frei Betto, con los «pobres de la tierra»

Diálogo  en las vísperas de un suceso trascendental

Orlando Ruiz Ruiz.

Con orgullo disfruto el privilegio de reproducir en estas páginas las reflexiones de un hombre esencial de nuestro tiempo, Carlos Alberto Libânio Christo, el intelectual brasileño a quien todos identificamos sencillamente como Frei Betto. Más de medio siglo de bregar en favor de los ideales más puros y de aporte ininterrumpido a la preservación de la cultura de nuestros pueblos lo sitúan entre las figuras más prominentes del pensamiento universal.

Literato hecho en la forja de un entorno propicio al bien hacer y teólogo apegado a las más genuinas virtudes del evangelio de Cristo, Betto convirtió el púlpito en trinchera de denuncia, la oración en exigencia de justicia y la literatura en campo de batalla. La semana próxima este latinoamericano de excepción recibirá en La Habana el Premio José Martí de la UNESCO, un reconocimiento a la altura de su dimensión revolucionaria.

En medio de las premuras, antes de emprender viaje, tuvo la especial deferencia de dar respuesta a mis interrogantes.

¿Qué importancia y significado tiene para usted la celebración de la III Conferencia Internacional sobre el Equilibrio del Mundo? ¿Cómo aprecia el hecho de que este evento tenga a Cuba como escenario?

Cuba es el sitio adecuado para abrigar la III Conferencia Internacional sobre el Equilibrio del Mundo. Este país es precisamente el factor de equilibrio de América Latina y el Caribe.
Sigue leyendo