Fake news, la verdad de las mentiras.

La noticias por internet cobran mayor popularidad entre el público joven cubano a medida que Cuba se conecta más. Foto: Yander Zamora

 Por Mauricio Escuela

En tiempos de crisis, atentados, desastres naturales, hay un gran pico en la necesidad de información por parte de los públicos y, en lo que el periodismo desentraña los hechos, ya los creadores de fake news hicieron su pan a partir de lanzar sucesos alternativos a las redes sociales, con el consiguiente beneficio de tráfico y dinero.

En septiembre de 1682, el vicario juez eclesiástico y comisario del Santo Oficio de la Inquisición en Cuba, José González de la Cruz, realizó una serie de exorcismos documentados por el notario público Bartolomé Díaz del Castillo y en presencia de autoridades de la Villa de San Juan de los Remedios del Cayo. El primero y más sonado, a la esclava Leonarda, arrojó un saldo de 35 legiones de demonios dispuestos a hundir la ciudad a causa de los pecados de los ancestros de sus moradores.

Sigue leyendo

Willy Toledo, Facebook y los gusanos

Tomado del libro “De la octavilla a la sicotecnología. La guerra sicológica de los Estados Unidos en los conflictos armados”, de Emiliano Lima Mesa y Mercedes Cardoso Lazo. Ediciones Verde Olivo, Ciudad de La Habana, 2003. p 129.

Tomado del libro “De la octavilla a la sicotecnología. La guerra sicológica de los Estados Unidos en los conflictos armados”, de Emiliano Lima Mesa y Mercedes Cardoso Lazo. Ediciones Verde Olivo, Ciudad de La Habana, 2003. p 129.

Por Pascual Serrano

Una vez más el actor Willy Toledo ha desatado la polémica criticando al atleta cubano Orlando Ortega que, tras lograr la medalla de plata en los 110 metros vallas en los Juegos de Río 2016, dijo “me dieron la bandera de Cuba pero estaba buscando la de España como loco”.

De este modo el cubano repudiaba al país que le alimentó, crió, educó y entrenó para que llegara a ser deportista olímpico. Toledo escribió en su página de Facebook: “es un ‘gusano’ pero también un pobre hombre, así que no le deseo en absoluto todo el mal que ya se encargará de hacerle esta España miserable y sus miserables ‘autoridades’ cuando deje de ganar medallas”.

Sigue leyendo