Cuba genera sus propias riquezas.

Ómnibus Diana de producción cubana. Foto de Radio Rebelde

Ómnibus Diana de producción cubana.
Foto de Radio Rebelde

 Por el Dr. C.T. Eduardo Torres Alpízar

Anónimo:
Imagino que los billones que menciona son en realidad millardos españoles, porque en inglés billion es en realidad 1000 millones, no como en español que un billón es un millón de millones. O sea que según usted Cuba recibe desde Estados Unidos al año unos 8000 mil millones de dólares.

No sé de dónde saca usted esa cifra, pero tomando en cuenta que el producto interno bruto anual de mi país en aproximadamente 80 000 millones de dólares al año, estaríamos hablando de alrededor de un 10% de la generación de divisas del país. Sin embargo en 2012, Havana Times, un sitio que nada tiene que ver con mi visión de los asuntos cubanos, manifestaba que las remesas hacia Cuba ese año alcanzaron la cifra récord de $2605 millones de dólares en efectivo según un estudio independiente.

Sigue leyendo

Cuba es un país rico.

El Centro de Ingeniería Molecular, una obra de la Revolución

 Por Eduardo

Anónimo:

Cuba posee una de las mayores reservas mundiales de hierro inexplotadas. Como no tenemos carbón mineral para alimentar altos hornos, ni energía eléctrica excedente para poder alimentar hornos de arco eléctrico, no podemos producir arrabio y sus derivados, es decir acero y hierro fundido. Pero esa reserva de hierro es estratégica, y su valor es inconmensurable.

Nuestros yacimientos de níquel están entre los mayores del mundo. Poseemos reservas minerales de cobalto, manganeso y titanio. Como usted mismo dice, los yanquis conocen muy bien donde están esas reservas, y si cayera la Revolución, las transnacionales le echarían el guante a esas riquezas nuestras.

Cuba está considerada por la OPEP como un país productor de petróleo, debido a que nuestra producción rebasa los tres millones de toneladas anuales desde hace años, y se siguen descubriendo nuevos yacimientos. La generación del 80% de energía eléctrica del país se produce a partir de la quema del crudo nacional. Uno de mis compañeros de la Universidad de Matanzas, hace años obtuvo su título de Doctor en Ciencias, al desarrollar las boquillas de los quemadores que sirven para combustionar el petróleo cubano.

Sigue leyendo