Fidel en Girón y otras consideraciones.

Fidel desciende del tanque T – 34 en Girón

 Por el Dr.C. Eduardo Torres Alpízar

Este debate lo sostuve en El Blog de Edu el viernes 6 de julio de 2012, rechazando un ataque a la figura de nuestro líder histórico, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Es por ello que el lenguaje empleado, bastante coloquial, se aparta un poco de la norma académica, y si tiene mucho que ver con el habla cotidiana del cubano. Quise publicarlo en la web del PCC de esa manera, porque la forma en que lo redacté lleva en sí la pasión con la que he defendido desde mi humilde trinchera digital, la obra de la Revolución desde hace ya casi 9 años en las Redes Sociales.

Sigue leyendo

Fidel Castro está agonizando.

 Por Fidel Castro

Fotos: Alex Castro

Tomado de Granma

Bastó un mensaje a los graduados del primer curso del Instituto de Ciencias Médicas «Victoria de Girón», para que el gallinero de propaganda imperialista se alborotara y las agencias informativas se lanzaran voraces tras la mentira. No solo eso, sino que en sus despachos cablegráficos le añadieron al paciente las más insólitas estupideces.

El periódico ABC de España, publicó que un médico venezolano que radica no se sabe dónde, reveló que Castro había sufrido una embolia masiva en la arteria cerebral derecha, «puedo decir que no vamos a volverlo a ver públicamente». El presunto médico, que si lo es abandonaría primero a sus propios compatriotas, calificó el estado de salud de Castro como «muy cercano al estado neurovegetal».

Aunque muchas personas en el mundo son engañadas por los órganos de información, casi todos en manos de los privilegiados y ricos, que publican estas estupideces, los pueblos creen cada vez menos en ellas. A nadie le gusta que lo engañen; hasta el más incorregible mentiroso, espera que le digan la verdad. Todo el mundo creyó, en abril de 1961, las noticias publicadas por las agencias cablegráficas acerca de que los invasores mercenarios de Girón o Bahía de Cochinos, como se le quiera llamar, estaban llegando a La Habana, cuando en realidad algunos de ellos trataban infructuosamente de llegar en botes a las naves de guerra yankis que los escoltaban.

Sigue leyendo