La hazaña de la Operación Carlota.

Combatientes cubanos en Cuito Cuanavale. Foto: Cubadebate

Por Luis Hernández Serrano

Los lazos amistosos entre la Revolución Cubana y el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) tenían raíces históricas, surgidas desde que el Che, en 1965, en nombre de la dirección del Partido y del Gobierno de nuestra Patria, estableció los primeros contactos con ese movimiento revolucionario y con su máximo jefe y líder africano, el Doctor Agostinho Neto.

Luego de la denominada Revolución de los Claveles en Portugal, en 1974, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), algunos países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y los propios colonialistas portugueses, intentaron apoderarse de Angola (recuérdese que Portugal ya había perdido esta posesión). Simultáneamente, los principales aliados del imperialismo en la vecindad de ese inmenso territorio empezaron a moverse amenazadoramente.

Sigue leyendo