El cuartico está igualito.

Donald Trump se reúne con estudiantes y profesores
de secundaria en la Casa Blanca. Foto AP

 Por el Dr.C. Eduardo Torres Alpízar

Este es un artículo de mi época de “La Joven Cuba”, que traigo a colación a la luz de los últimos acontecimientos ocurridos en el estado de La Florida, en el cuál un joven evidentemente desequilibrado asesinó impunemente a 17 personas en un día normalmente tan bello como el de “San Valentín”, armado de un fusil de asalto AR-15. Hace algunos meses, otro loco, que poseía en su casa todo un arsenal de guerra, tiroteo a toda una multitud que asistía a un concierto en Las Vegas.

El senador Marco Rubio declaró públicamente el pasado jueves que las restricciones de armas no habrían impedido el tiroteo en la Marjory Stoneman Douglas High School. Posteriormente, se supo que el senador había recibido 3.3 millones de dólares por parte de la Asociación Nacional del Rifle desde el pasado mes de octubre, según un reporte del New York Times.

Sigue leyendo

Máximo Gómez frente a la ocupación de Estados Unidos.

El Generalísimo Máximo Gómez Báez

Por Yoel Cordoví Núñez

Desde el segundo año de la guerra del 95, el General en Jefe del Ejército Libertador, Máximo Gómez Báez, comenzó a gestionar con los capitanes generales y con otras autoridades españolas en la isla, el reconocimiento de la definitiva independencia. De acuerdo con sus declaraciones al general Arsenio Martínez Campos y posteriormente a Ramón Blanco Erenas, España no podía permitir “ni poco ni mucho” que Cuba debiera su independencia “a favores extraños”1.

Al tiempo que sus gestiones fracasaban, Gómez se preocupaba por dejar claro ante el mundo y en especial ante el Gobierno de Estados Unidos la decisión de los cubanos en armas de conquistar la independencia por sus propios esfuerzos, tal como lo expuso al corresponsal del The Sun en el difícil año de 1897: “Desamparados del universo entero, nos alzamos todos enfrente de una potencia europea. Pero resueltos como estamos a morir o ser libres de una vez y para siempre debemos ser tan cautos como valerosos, puesto que nuestra salvación depende solo de nuestras propias fuerzas”2.

Sigue leyendo