Marcos Rubio: Un hijo americano.

Marcos Rubio. Foto: BBC.

 Por José Luis Méndez Méndez

Tras la derrota en sus aspiraciones presidenciales de 2016, parecía que Marco Rubio pasaría a ser uno más en el baúl de los fracasados políticos republicanos. El amante de los nada mesurados  “foam parties” de la gay South Beach, en Miami acabada de perder la nominación del Partido Republicano frente a Donald Trump, quien después resultó electo presidente y el mimético senador se reconcilió con él después de haberlo denostado hasta el cansancio durante la puja electoral.

Como ave fénix resurgió de sus cenizas el senador por Florida, quien ya se encuentra tejiendo en este momento su próximo lanzamiento como candidato a la Oficina Oval de la Casa Blanca en los comicios del 2020 y se enfoca en explotar dos vetas para escalar: Venezuela y Cuba.

Sigue leyendo

El cuartico está igualito.

Donald Trump se reúne con estudiantes y profesores
de secundaria en la Casa Blanca. Foto AP

 Por el Dr.C. Eduardo Torres Alpízar

Este es un artículo de mi época de “La Joven Cuba”, que traigo a colación a la luz de los últimos acontecimientos ocurridos en el estado de La Florida, en el cuál un joven evidentemente desequilibrado asesinó impunemente a 17 personas en un día normalmente tan bello como el de “San Valentín”, armado de un fusil de asalto AR-15. Hace algunos meses, otro loco, que poseía en su casa todo un arsenal de guerra, tiroteo a toda una multitud que asistía a un concierto en Las Vegas.

El senador Marco Rubio declaró públicamente el pasado jueves que las restricciones de armas no habrían impedido el tiroteo en la Marjory Stoneman Douglas High School. Posteriormente, se supo que el senador había recibido 3.3 millones de dólares por parte de la Asociación Nacional del Rifle desde el pasado mes de octubre, según un reporte del New York Times.

Sigue leyendo

Marco Rubio y sus documentos «secretos» sobre los «ataques acústicos»

El senador republicano de Florida, Marco Rubio (der.), en febrero del 2015 durante una audiencia del subcomité del Senado para las Relaciones del Hemisferio Occidental, junto al senador Jeff Flake de Arizona. Foto tomada de El Nuevo Herald

 Por M. H. Lagarde

El pasado sábado, de visita en Cuba, el senador republicano Jeff Flake afirmó que «las autoridades de Estados Unidos no han encontrado pruebas de que los diplomáticos estadounidenses en La Habana hayan sido víctimas de ataques con un arma desconocida».

Según declaró el miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado a la agencia AP, el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) les ha dicho a los cubanos que después de cuatro viajes a Cuba, sus agentes no encontraron evidencia de que las misteriosas enfermedades sufridas por los diplomáticos estadounidenses hayan sido resultado de ataques. Sin embargo, el mismo presidente de EE.UU., Donald Trump, catalogó el incidente como un ataque.

Sigue leyendo

Trump, Marco Rubio y la migración cubana

 por Angel Guerra Cabrera

Desde su campaña presidencial Trump se dedica a crear un clima de odio racial, religioso y político dentro y fuera de Estados Unidos.
Rompió con el Acuerdo de París sobre cambio climático y lo mismo hizo respecto a la Unesco. Se negó a certificar el cumplimiento de Irán en el acuerdo nuclear, pese a que nadie objeta la observancia más estricta de sus términos por el país persa. Ahora viaja por Asia enfrascado en la venta de armas y caldeando con su misma presencia y palabras el peligrosísimo conflicto con Pyongyang, que podría solucionarse mediante el diálogo, pero con las provocaciones trumpianas puede llevar a una guerra nuclear.

El agresivo grupo imperialista que representa Trump no está dispuesto a aceptar que ya Estados Unidos no puede ejercer la hegemonía casi en solitario como lo hizo después del derrumbe de la Unión Soviética ni admitir el hecho irreversible de la multipolaridad. No desea aceptar disensiones, mucho menos de países pequeños.

Sigue leyendo

¿A quién escucha Donald Trump sobre Cuba?

El presidente hablará hoy en Miami en un teatro que lleva el nombre de Manuel Artime, un mercenario de Playa Girón y terrorista al servicio de la CIA. Foto: Twitter

 Por Sergio Alejandro Pérez

A medida que salen a la luz nuevos elementos de las medidas sobre Cuba que anunciará este viernes en Miami el presidente Donald Trump, surge la pregunta de a quién ha estado escuchando el mandatario para definir el futuro de las relaciones con un país a solo 90 millas de sus costas.

Varios medios de prensa estadounidenses, incluido Político y el Miami Herald, filtraron este jueves que Trump restringiría las categorías por las que los estadounidenses tienen permitido visitar Cuba con licencia general –sin necesitar un permiso específico del Departamento del Tesoro– e impondría revisiones oficiales para determinar si los viajeros se ajustaron al objetivo declarado, con el riesgo de ser sancionados.

Sigue leyendo