Trump: un discurso anclado en el pasado derrotado.

Donald Trump aplaudido en un teatro de Miami por dar marcha atrás a varias políticas impulsadas por Obama para el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Foto: AFP.

 Por Randy Alonso Falcón

Fue una patética puesta en escena en el Teatro Manuel Artime de la llamada Pequeña Habana. Como escenografía, una caterva de viejos resentidos, la rémora de la derrotada brigada mercenaria y par de asalariados de los que tienen por estos lares, salpicada de algún joven que ni siquiera sabe que Cuba es un archipiélago. Como teloneros, Diaz-Balart, Marcos Rubio, el gobernador Rick Scott y el vicepresidente Mike Pence.

Tras varios anuncios y desanuncios, Donald Trump llegó a Miami para hacer el lanzamiento de su “nueva” política hacia Cuba, envuelta en el celofán de la ultraderecha más retrógrada y con un terrible olor a pasado-derrota.

Sigue leyendo