El apoliticismo: una forma de hacer política.

 Por el Dr. C. Pablo Guadarrama González

Consideraciones sobre el «cubano apolítico», del Dr. en Ciencias Filosóficas Pablo Guadarrama González, Profesor de Mérito de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

Desde que irrumpieron las ideologías políticas, especialmente las que conformarían la modernidad, se fueron decantando diversas corrientes con posturas muy divergentes entre sí, y por supuesto con fundamentos filosóficos muy heterogéneos, sobre la forma y las vías de cómo debía organizarse la vida social.

La mayoría de ellas definieron con claridad sus ideas respecto a la cuestión del poder político, como instrumento para perpetuar algunas élites o clases dominantes, o para dar paso al predominio de otros sectores sociales.

Sigue leyendo

Restauración neoliberal en Argentina y Brasil.

Foto: Kaloian Santos.

 Por Emir Sader

Una vez más el neoliberalismo quiso presentarse como panacea para resolver los problemas de países latinoamericanos. Y una vez más produce desastres y no soluciones.

Países que todavía se plantean ese dilema –como Ecuador ahora, en segunda vuelta– no necesitan mirar hacia su pasado y compararlo con su presente. Basta mirar hacia los desastres provocados por los gobiernos de Mauricio Macri y de Michel Temer para ver los riesgos que la restauración liberal presenta. Mirar hacia la peor crisis de la historia argentina a comienzos del siglo, cuando el modelo neoliberal explotó de manera espectacular, y la recuperación formidable del país promovida en contra de las políticas neoliberales por Néstor y Cristina Kirchner. Ver lo que era Brasil, el país más desigual del continente más desigual de mundo, antes de los gobiernos de Lula y de Dilma, y los gigantescos avances que tuvo el país con esos gobiernos.

Sigue leyendo

Ofensiva imperial.

  Por Stella Calloni
Cuando Washington determinó que el tema electoral, tal como lo habían manejado desde principios del siglo XX en nuestra región para controlar a su “patio trasero” América Latina, había dejado de ser útil y los pueblos se empoderaban del voto, después de haber derrotado al neoliberalismo rampante impuesto en los años 90, decidió volver a recuperar su espacio.

Esa recuperación de espacio significó por una parte, en el plano militar, la dispersión del Comando Sur, cuya sede se trasladó de la Zona del canal de Panamá a Fort Benning, al finalizar 1999, con siembras de bases y de tropas militares en toda América Latina. En lo político-económico invadieron silenciosamente la región con las Fundaciones creadas en los tiempos de Ronald Reagan como “la cara social” de la CIA, desgastada por las investigaciones sobre su accionar durante el golpe en Chile en 1973.

Estas y su red de arañas de Organizaciones No Gubernamentales debían cumplir un papel muy especial, cuando ya el poder hegemónico se había apoderado de la mayoría de los medios de comunicación en el mundo y manejaba el 95 por ciento de la información- mejor dicho la desinformación- que circulaba por los canales del mundo.

Sigue leyendo